Muchas fechas fatales se han cumplido sin respuesta en la reforma laboral, pocos cambios se han sentido, la reforma tan cacareada por sus promotores en realidad ha servido de poco. Los derechos de los trabajadores siguen a la deriva en un amplísimo periodo de transición al nuevo sistema de justicia laboral.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el más numeroso de México con una membresía de un millón y medio de trabajadores, se encuentra rezagado en el calendario que le impone la reforma laboral publicada en el Diario Oficial de la Federación el 1 de mayo de 2019.

En cuanto a las disposiciones para alcanzar la democracia sindical que incluyen, la elección de directivas sindicales y aprobación de acuerdos negociados con el voto personal, libre y secreto de todos los trabajadores, así como la obligación de adecuar los Estatutos de los sindicatos a más tardar el 1º de enero de 2020, el SNTE no sólo no cumple con el mandato de adecuar su norma estatutaria, sino que el Reglamento que emitió contraviene las disposiciones de la legislación laboral.

En medio de esta controversia normativa, los maestros del pais se preguntan cuándo se emitirán los documentos normativos, para renovar la dirigencia nacional, en tanto hay tres grupos que compiten por la dirigencia sindical del SNTE: el actual dirigente Alfonso Cepeda, Elba Esther Gordillo y Rafael Ochoa Guzmán

Sin hacer mucho ruido Rafael Ochoa ha mantenido activa su red de aliados, participa en asociaciones civiles que, integradas por docentes en servicio, jubilados y pensionados se organizan para mejorar el proceso educativo.

En el terreno electoral trabaja con Morena desde el 2017, cuando colaboró a favor de Delfina Gómez en el Estado de México creando la estructura de defensa de voto y de casillas y posteriormente a favor de Andrés Manuel López Obrador, apoyando sus propuestas en derogar la “mal llamada reforma educativa” y en revalorar el trabajo de las y los maestros de México.

La elección del próximo dirigente del SNTE se calienta cada día atizada por las noveles reformas en materia de democracia sindical, será la primera elección gremial con las nuevas reglas, ¿Será que los viejos líderes sindicales en el poder resistan las pretensiones democráticas de la reforma laboral? Más sabe el líder sindical por viejo que por líder.

A propósito del conocimiento me despido con una frase de Claudia Rubio: “estoy muy atrasada por cosas de la vida, pero no creo que sea tarde y solo quiero conocimiento de aquí al último día de mi vida. Aprender y aprender”.

Querido lector en tanto definen sí es rebrote o sí la curva pandémica engordó por tomar gaseosas, mejor siga extremando cuidados. Hasta la próxima.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.