El jueves pasado las acciones de Facebook en Wall Street perdieron un valor aproximado de 119 mil millones de dólares. Esta cifra representa la caída más estrepitosa registrada en la historia del mercado de valores estadounidense. Ese día las acciones cayeron 19% y desde entonces no han logrado levantar vuelo. Sin embargo vale la pena aclarar que a pesar de todo, la acción no ha tocado el piso de $ 149 dólares por acción que registro después del escándalo de Cambridge Analytica.

Algo interesante esta sucediendo en el mundo de las finanzas, incluso parecería que estas se rigen por reglas tan básicas como la tercera ley de Newton: Si un cuerpo actúa contra otro con una fuerza, el  otro cuerpo responderá con una fuerza de igual valor y dirección pero en sentido contrario.

Así como los buenos resultados y los halagos de analistas y prensa han logrado que las acciones de empresas como Facebook, Yahoo o Twitter suban como la espuma de leche hervida, una mala noticia o resultados de poco agrado a los analistas pueden resultar con una acción contraria del mismo valor.

A Facebook le han afectado de manera  negativa los escándalos derivados de la relación con Cambridge Analytica y las elecciones de 2016 en los Estados Unidos. Es probable que esta “mala prensa” haya influido en el decepcionante crecimiento de usuarios activos, los cuales muestran escepticismo o letargia a comparación con ejercicios anteriores. Pero el mal resultado también obedece a proyecciones de bajo crecimiento en anunciantes ante las nuevas leyes de privacidad vigentes a partir del mes pasado en Europa. Según algunos analistas estas nuevas leyes ponen en peligro la viabilidad de la empresa en esa región  basada en el mismo modelo de negocio.

Sin embargo, si lo vemos desde otra óptica, Facebook podría beneficiarse de dichas leyes a largo plazo. De conocer las reglas del juego derivadas de una legislación congruente, permitirá a la empresa navegar con mayor certidumbre y así plantear estrategias de crecimiento fundamentadas. También, usuarios protegidos con garantías de privacidad, garantizan una audiencia más sólida para los anunciantes que a su vez tendrán mayor certeza sobre el rendimiento de su inversión. La estrategia financiera que Facebook ha compartido es inteligente y genera credibilidad a largo plazo, pues ha optado por repartir menos utilidades en el corto plazo, invirtiendo al futuro.

Las acciones de Facebook han presentado altibajos cardiacos a lo largo de su vida, desde luego este año ha sido el más. Una vez más esto nos muestra lo susceptible que son las empresas de telecomunicaciones y medios a las regulaciones gubernamentales.

Hablando de contenido rentable

La nueva telenovela de Juan Osorio, de Televisa,  Mi marido Tiene más Familia, se ha mantenido como la emisión más vista de toda la tv abierta durante tres semanas consecutivas. 15 emisiones continuas desde su estreno el pasado 9 de julio.

Su promedio de audiencia supera los 3.3 millones de personas. A su competidor directo, la telenovela de Azteca Uno, Educando a Nina, la supera por más de 340%, en promedio.

Es un caso realmente relevante, no recuerdo un caso similar en los últimos años. 15 emisiones continúas siendo el programa más visto de toda la tv abierta.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz