La enorme mayoría de las personas hemos tenido problemas de dinero. Hay muchas razones para ello, que citaré más adelante, pero todas tienen que ver con el hecho de que el dinero que tenemos es escaso (sin importar nuestro nivel de ingreso). Nunca es ilimitado, y, si no sabemos administrarlo, se nos puede acabar muy fácil.

Ahora que pasó el Buen Fin, los comercios nos siguen inundando con promociones y ventas prenavideñas. Para muchos de ellos, ésta es la época más importante, el resultado del año entero depende mucho de cuánto logren vender en la temporada. Por eso seguiremos viendo muchos más anuncios y ofertas en todos los medios de comunicación.

Eso hace que la gente gaste más, no sólo porque tienen un poco más de dinero (muchos mexicanos reciben aguinaldo) sino también porque en ocasiones es difícil resistirse a las ofertas. Alguna vez lo dije: si tú metes a un hambriento en un bosque de ciruelas, es difícil que no se coma ninguna. Es parte de la naturaleza humana.

Las personas que tienen deudas y otros problemas de dinero terminan cayendo en ellas por varias razones. En nuestro país no hay muchos estudios al respecto, como sí los hay en otros más desarrollados. En ellos se dan a conocer ciertas tendencias que reflejan situaciones que son consistentes con nuestra realidad. Algunas de ellas son:

1. El ambiente que favorece el “compra hoy aunque no tengas dinero: siempre puedes pagar después”. Por eso abundan las promociones a meses sin intereses y otros incentivos que buscan hacer que las personas gasten dinero que no tienen y con ello, como he dicho siempre, comprometan su ingreso futuro. Hay tiendas que han tenido un gran éxito y lograron un crecimiento sustancial con base a los famosos “pagos chiquitos para pagar poquito” que en realidad son préstamos a tasas de interés que rayan en la usura (pero la gente no compara, no lee y no se da cuenta de lo que terminará pagando en total). Todo eso hace que la gente se endeude porque se le da la facilidad de comprar lo que desee y pagarlo con sus ingresos futuros.

2. El otorgamiento indiscriminado de crédito. Esto en México es una realidad: muchos bancos otorgan créditos y aumentos de líneas, sin tomar en cuenta la capacidad de pago real de los solicitantes. Sí toman en cuenta el pasado (nuestro historial, que es fundamental) pero si éste es favorable, sueltan líneas a diestra y siniestra. Claro que el buen uso del crédito es nuestra responsabilidad, no la de los bancos. Pero hay una complicidad que no se puede soslayar.

3. No tener claras nuestras prioridades: lo que es más importante para nosotros. Por eso tendemos a satisfacer gustos de corto plazo y posponemos cosas fundamentales, como el ahorro para el retiro.

4. La falta de cultura financiera y de previsión.

5. La autoestima de las personas. Ésta es un arma de doble filo. La gente con alta autoestima tiende a confiar demasiado en sí misma, en su capacidad de pago. Viven al límite y eso incluye a sus deudas. En cambio, las personas con baja autoestima, cuando ven una carga muy pesada y sienten que no van a poder, tiran la toalla. Dejan de pagar y empeoran aún más su situación.

6. La diferencia entre hombres y mujeres. Se ha demostrado que las mujeres que llevan la responsabilidad financiera del hogar lo hacen de manera mucho más ordenada que los hombres, quienes tienden a adquirir demasiados bienes para sí. Sin embargo, cuando ellas no se involucran en el tema, tienden a gastar en demasía.

7. Factores socioculturales, que influyen en la forma como nos relacionamos con el dinero. El comportamiento financiero de una persona que vive en Nueva York es muy diferente a una que habita en Finlandia.

Es indudable que los patrones del comportamiento humano inciden de manera determinante en las finanzas de las personas. Por eso es importante conocerlos y saber identificar cuál puede ser nuestro caso. Es el primer paso para enfrentar nuestros problemas, evitar excusas y sentimiento de culpa. Nuestra calidad de vida depende de cada uno de nosotros y de las decisiones que tomamos en todos los aspectos, incluyendo el financiero. Es importante recordarlo.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com