La TV abierta se mantiene como el medio más eficaz y económico en México. Cuenta con la mayor audiencia y penetración en el país, superando ampliamente a la TV de paga y a los nuevos medios como la televisión por internet. Además, es el medio más económico por un amplio margen con base en el costo por millar

Mucho se ha hablado del fin de la televisión abierta. Sin embargo, las cifras indican que sigue siendo el medio con mayor penetración en el país.

La TV abierta se encontraba en 96% de los hogares al cierre del 2016, con un promedio de 1.9 televisores por hogar, de los cuales 1.2 eran digitales y 0.7 analógicos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) del 2016, que es la información más reciente. Resulta notable que 74% de las personas con televisor en el hogar vio principalmente los canales de TV abierta y que 65% de los suscriptores de TV de paga vio TV abierta.

En cuanto a audiencia, la TV abierta sigue en el tope. Este medio captó 56.7% de la audiencia total en el 2016, según el IFT. Esta cifra fue mucho mayor que 29.7% de la TV de paga y que 13.6% de los otros dispositivos.

De igual manera, la TV abierta sigue siendo muy popular inclusive entre los consumidores de TV de paga. Es interesante que dentro de los cinco canales más vistos de TV de paga se encontraron cuatro de TV abierta: Las Estrellas de Televisa, Azteca 13 (ahora Azteca Uno), Canal 5 de Televisa, Azteca 7, seguidos por Fox. Los canales de TV abierta más vistos en México en el 2016 fueron los cuatro mencionados anteriormente junto con el Canal Once.

La participación en ingresos por publicidad sigue siendo notable. La TV abierta se mantuvo como el principal medio en México con una contribución de 49% de la inversión publicitaria total en el 2017. Esta cifra fue mucho mayor que la del internet con 16% y la TV de paga con 10 por ciento.

Por otra parte, la penetración de la TV de paga y los servicios de televisión por internet (también llamados over the top u OTT, dentro de los que destaca Netflix) todavía no representan una amenaza para la TV abierta. Al cierre del 2018-I, existían 22.6 millones de suscriptores de TV de paga en México, con una penetración de 67% de los hogares totales, de acuerdo con el Primer Informe Trimestral Estadístico del IFT del 2018. Esta cifra incluyó 13.5 millones de usuarios de TV satelital, 8.3 millones de TV por cable y 0.6 millones de Televisión por Protocolo de Internet.

De la misma manera, las empresas de servicios OTT en conjunto contaban con 7.7 millones de usuarios al cierre del 2017-IV, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit.

Estimamos que la penetración fue de solamente 6.2% de la población total y de 8.3% con respecto a las 99.3 millones de conexiones totales de banda ancha (17.1 millones en banda ancha fija y 82.2 millones en banda ancha móvil) que había en el país en ese periodo. Consideramos que los servicios OTT no representan un riesgo para la TV abierta en el mediano plazo y que más bien limitarán el crecimiento de la TV de paga.

Otro punto a favor de la TV abierta es que es el medio más económico para anunciarse. Según nuestros cálculos, el costo de un anuncio en horario estelar en TV abierta ajustado por audiencia es casi 70% menor al de un anuncio en TV de paga. Además, la penetración de la primera es considerablemente menor a la de la segunda. Según la tendencia global, aunque la inversión publicitaria en medios digitales crecerá de manera importante en los próximos años, los medios tradicionales como la TV de paga y la TV abierta se mantendrán a la cabeza.

En la actualidad, Televisa y TV Azteca son las únicas compañías de TV abierta con cobertura nacional. Imagen TV tiene cobertura multirregional. Sin embargo, estimamos que Televisa y TV Azteca seguirán recibiendo la mayor parte de los ingresos publicitarios, ya que Imagen TV aún no ha firmado contratos con los principales anunciantes del país.

* Manuel González es analista senior de Signum Research.