Muchos expertos en finanzas personales coincidimos en que la personalidad de cada persona es única, y por lo tanto los consejos que pueden ser muy útiles para algunos no lo serán para otros. Los que son universales son los conceptos que están detrás, los principios. Pero la forma de ponerlos en práctica es diferente para cada persona.

Ahora bien, también se coincide en que, en general, las personas deben concentrarse en lograr pequeñas victorias. Ir paso a paso, pero en la dirección correcta. Recordemos que para poder correr hay que aprender primero a caminar.

¿En qué consisten esas pequeñas victorias? Simplemente son cambios simples y progresivos que podemos ir implementando para mejorar la salud de nuestras finanzas. Son cosas que no requieren de un esfuerzo importante y, aun así, son significativas.

Pensemos, por ejemplo, en José, una persona de clase media que dice que, por más que lo intenta, no puede ahorrar. Él tiene hoy unas deudas, por lo que parte del dinero que gana se va en el pago mínimo de su tarjeta de crédito. Eso no le ayuda. Por otro lado, tiene la costumbre de salir todos los días por un café con sus compañeros de oficina y comer con ellos en los alrededores.

Es muy claro que José podría cambiar algunas cosas pequeñas. Por ejemplo, ya no comprar café fuera o bien llevárselo desde su casa en una de esas botellas que lo conservarán caliente durante todo el día. Esto sería fácil de implementar y el dinero que antes gastaba en ello podría ocuparlo para otras cosas.

Pero también podría hacer algo muy distinto: abrir una cuenta en Cetesdirecto y programar un ahorro automático de 100 pesitos al mes, una cantidad que no extrañaría. Y de esta forma podría ahorrar un poquito, casi sin darse cuenta. Así, a medida que va pagando sus deudas, podría incrementar este ahorro poco a poco, quizá duplicarlo a 200 pesos, luego subirlo a 2% de su salario y así sucesivamente, hasta alcanzar 10% de lo que gana. En otras palabras, ir creciendo por medio de pequeñas victorias.

Si, en cambio, a José le dice un experto en finanzas personales: “Debes ahorrar 10% de tu salario empezando hoy” seguramente se le haría imposible. Y lo es: claramente no tiene capacidad de hacerlo. Pero puede construirla.

Sin embargo, hay que decirlo, también hay expertos que piensan que lo mejor es enfocarse en cosas grandes que realmente impacten, en el corto plazo, nuestras finanzas personales. Algunos le preguntarían a José, por ejemplo, si ya se dio cuenta cuánto dinero está pagando cada mes en intereses, y le sugerirán que trate de negociar con el banco por una mejor tasa. Esto en México es bastante difícil, pero no imposible. Se trata de tener paciencia y pedirlo amablemente al banco. Al principio nos lo negarán, pero podemos insistir. Una estrategia es decir que otro banco nos ha ofrecido transferir la deuda a una tasa significativamente menor, pero que preferiríamos quedarnos donde estamos, si es que hay posibilidad de una reducción. Uno podría agregar que ha sido cliente desde hace mucho tiempo, cumplido, etcétera. Si dicen que no, se puede pedir por algún supervisor y decir la misma historia. Si nos lo niegan, pues no perdimos nada. Al contrario, ganamos experiencia.

También podríamos buscar eso mismo: transferir nuestra deuda a otra institución, con mejores condiciones. Muchos bancos lo ofrecen hoy en día. Así, cancelamos la tarjeta del banco que no nos quiso ayudar.

En muchos casos, eso puede ayudarnos a ahorrar en intereses, pero también a liberar flujo de efectivo para poder ahorrar la diferencia (o usarla para reducir aún más nuestra deuda).

¿Por qué no hacer las dos cosas? Buscar pequeñas victorias, pero también grandes cambios que nos ayuden, siempre y cuando sean en la dirección correcta.

Te invito a visitar mi página: http://www.planeatusfinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

JoanLanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com