En artículos pasados señalé que ante el agotamiento del modelo de crecimiento hacia adentro y la crisis macroeconómica derivada de una política fiscal y monetaria notoriamente irresponsable seguida por los gobiernos de Echeverría y López Portillo (la “docena trágica”), a partir de 1986 con la adhesión de México al GATT se inició el camino hacia un Estado regulador. Destaqué la entrada en vigor del TLCAN, la creación de la Comisión Federal de Competencia (hoy Cofece), la Comisión Federal de Telecomunicaciones (hoy IFT) y la autonomía del Banco de México. A estos hay que agregar el INAI, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE, desaparecido por el actual gobierno).

Un cambio estructural que vale la pena destacar es la reforma al sistema de pensiones en 1997 que dio lugar a las cuentas individuales de retiro manejadas por las Afores. El cambio demográfico con el envejecimiento paulatino de la población hacía insostenible fiscalmente el sistema de pensiones con beneficios definidos por lo que se cambió a uno de contribuciones definidas. Este cambio significó, por sobre todo, la definición del derecho de propiedad de cada individuo sobre los fondos para su retiro.

En materia de política social destacan dos programas: Progresa - Oportunidades (que después cambió de nombre a Prospera) y el Seguro Popular. El primero, ya cancelado por el actual gobierno, era un programa de transferencias directas al ingreso de las familias más pobres del país condicionado a la asistencia de los hijos e hijas a la escuela y a los servicios de salud. El segundo programa, también ya cancelado, brindaba servicios de salud a aquellos individuos que no tenían acceso a las instituciones formales, principalmente el IMSS. En este rubro de política social destaca la creación del Consejo para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Todos los cambios señalados tenían como objetivo dotar a los agentes económicos privados de un marco institucional más eficiente, con certeza jurídica y reglas transparentes, que derivara en una asignación de recursos más eficientes y potenciará el crecimiento de la economía. ¿Por qué no se creció a tasas más elevadas? El problema, primero, es que el promedio de crecimiento anual durante el periodo 1986 - 2018 esconde tres crisis con caídas significativas del PIB: 1995, 2000 y 2009, la primera por causas internas y las otras dos mundiales. Pero más allá, por qué no se creció más se deriva de la existencia de un doble “dos Méxicos” que en mucho se intersectan.

El primero de estos “dos Méxicos” es la coexistencia, en los tres grandes sectores de la economía (agropecuario, industrial y servicios) de dos tipos de organización de la producción, uno conformado por agentes económicos formales y modernos que experimenta altas tasas de crecimiento junto con uno compuesto por empresas informales que por su tamaño operan con muy bajas escalas de producción y con tecnologías obsoletas que emplean mano de obra con bajos niveles de capital humano y que, por lo mismo, tienen una muy baja productividad. Exceso de regulaciones burocráticas, altas barreras de entrada a los mercados, corrupción y un sistema de seguridad social en donde las aportaciones patronales actúan como un impuesto implícito a la formalidad explican la existencia de esta economía informal, misma que se constituye como un lastre al crecimiento de la economía en su conjunto.

El segundo de estos “dos Méxicos” se compone por un lado de las estados y regiones del país integradas a la economía mundial a través de los flujos tanto de comercio exterior como de inversión extranjera y nacional (el centro - norte del país a partir de Querétaro) y, por otro, de las zonas del país que se han mantenido aisladas del impulso que dio la apertura comercial y el TLCAN, es decir el sur en donde destacan los tres estados de menor desarrollo económico (Chiapas, Guerrero y Oaxaca), con bajos niveles de capital humano y una alta tasa de informalidad laboral. Otro lastre al crecimiento agregado.

Continuará: el regreso al pasado y la destrucción.

Twitter: @econoclasta

Isaac Katz

Economista y profesor

Punto de vista

Caballero de la Orden Nacional del Mérito de la República Francesa. Medalla al Mérito Profesional, Ex-ITAM.

Lee más de este autor