La captura de uno de los barones históricos de la droga, Joaquín El Chapo Guzmán Loera es un hecho irrefutable, ahora viene el estira y afloja con la justicia de Estados Unidos. Ellos lo quieren allá. Aquí el presidente Enrique Peña Nieto quien defendió a SEMAR, SEDENA, CISEN y Policía Federal, tiene la oportunidad de probar la capacidad del Estado en Seguridad Nacional y fortaleza e independencia del Poder Judicial de la Federación.

Extraditarlo a Estados Unidos es tentativo, como hizo el último presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ernesto Zedillo Ponce de León, antes que los echaran de Los Pinos los gobiernos del Partido Acción Nacional (PAN), aceptó el Fast Track y extraditar en 1996 a Juan García Abrego, capo del cártel del Golfo, alegando el artículo 33 constitucional, por tener doble nacionalidad.

Los gobiernos del PAN de Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón, que sucedieron a los priístas en el poder, no lo hicieron tan bien, enviaron a Estados Unidos a varios capos, si contamos los más de 500 entre pollos, gallos y guajolotes, ocuparíamos mucho tiempo, ellos lo hicieron sólo por la ambición de que fueran reconocidos internacionalmente y los recursos del dulce, que les dieron los gringos con la Iniciativa Mérida.

Después que los dos expresidentes panistas firmaron acuerdos y tratados como cheques al portador, ofrecieron un Estado Garantista que inicio en junio del 2008 y concluirá en junio del 2016, ya no existen extradiciones Fast Track, ni Temporales, que se aprovechó para que el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid El Chueco se fuera.

Y hay más que mandaron allá: Vicente Zambada Niebla El Vicentillo hijo de Ismael El Mayo Zambada, Sandra Ávila Beltrán La Reina del Pacífico, Osiel Cárdenas Guillén El Mata Amigos, Héctor Luis El Güero Palma Salazar, Ismael Higuera Guerrero El Mayel, Jesús El Chuy Labra Avilés, Benjamín El Min Arellano Félix y su hermano Eduardo El Doctor, que sí eran, pero no se los probaron aquí.

Ahora sigue El Chapo. Su defensa interpuso seis amparos, dos se le otorgaron, ante la existencia de dos peticiones de extradición del gobierno estadounidense, su abogado principal, que llevará su defensa y que se busca retrasar esa posibilidad, Humberto Valdez Ramos, experto en derecho internacional, defiende las causas y beneficios otorgados por el Poder Judicial de la Federación (PJF) surgidos con la Reforma de Justicia Penal.

El abogado Valdez Ramos, fue quien saco de prisión a Rafael Caro Quintero, acusado por la Drugs Enforcement Agency (DEA) de Estados Unidos de asesinar a Enrique El Kike Camarena Salazar, un policía corrupto que enviaron a trabajar en México para descubrir los nexos con sus compatriotas, pero le gusto la vendimia, poder, dinero, mujeres y vida, como intentó desvirtuar la película Traffic.

Eso buscó El Chapo ser visto en Hollywood. Recuerdan que fue acusado por la muerte del cardenal de Guadalajara, Juan Jesús Posadas Ocampo y hasta ahora no hay cargos, tampoco para Benjamín Arrellano Félix. Sí el proceso de extradición de Édgar Valdés Villarreal El Texano, tardó cuatro años. ¿Cuántos tardará este?

Un día Marisela Morales, la primera procuradora General de la República en más de 100 años en este país machista, me contó, si digo esto, es porque fue así, confesó. Los extraditamos y entregan toda la información en Estados Unidos, cuando con esos datos podríamos procesar a funcionarios, exfuncionarios y corporaciones de seguridad y policiacas vinculados con ellos. Pero eso no pasa.

Así fue. Espero no ocurra otra vez y se llegue a quienes lo ayudaron a escapar dos veces. Esto independientemente del rollo de la farándula, porque las secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA), el renovado Centro de Información Nacional (CISEN) y no se diga la Policía Federal, están en entredicho y sólo la verdad nos hará libres.

COMMODATO

Vamos a esperar junio.