México vive hoy una de las más delicadas circunstancias que ha tenido en la historia contemporánea en su relación con Estados Unidos.

Son tres los grandes temas que ponen en riesgo mantener el difícil equilibrio: 1.- el comercio trilateral, con la ratificación o no del T-MEC; 2.- seguridad, con el narcotráfico en México y su potencial calificación de terrorismo por parte de EU y el tráfico de armas de ese país hacia el nuestro, y 3.- la migración centroamericana, cuya contención está resultando muy cara en términos económicos y de imagen al gobierno mexicano. Los tres temas tienen para México marcadas implicaciones en materia de soberanía nacional.

En el tema comercial, aunque lentamente avanzaba y hasta apuntaba a su ratificación —a pesar del impeachment contra el presidente Donald Trump—, en el último momento, la presión se ha intensificado con el endurecimiento de la posición de la poderosa organización estadunidense de trabajadores, la AFL-CIO, que se ha convertido en el obstáculo más difícil de superar. La organización sindical estadunidense exige que funcionarios de ese país supervisen física y directamente en México la implementación de la reforma laboral. Esa demanda es una de las varias en las que el gobierno mexicano había pintado su línea roja, de acuerdo con las declaraciones del subsecretario para América del Norte de la SRE, Jesús Seade.

Luego de las filtraciones periodísticas en torno a las nuevas condiciones que se busca imponer a México desde EU, la Iniciativa Privada, encabezada por el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar, dio la voz de alerta y advirtió que “existen algunas demandas para que se ratifique el T-MEC en materia laboral que resultan extremas y son totalmente inaceptables”.

Ayer, en su conferencia de prensa mañanera, el presidente López Obrador dijo que su gobierno no acepta que inspectores supervisen si las empresas mexicanas cumplen con la reforma laboral. El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, durante su comparecencia ante el Senado aseguró que México ha defendido su dignidad, y destacó que la política con EU ha atravesado muchos momentos de tensión.

“Si (el gobierno de México) fuera un país sumiso, no tendríamos tanta tensión, tendríamos la tensión aquí, no con ellos”, dijo.

El responsable de la diplomacia mexicana dejó clara la posición de México en los otros dos temas que ponen en riesgo la soberanía nacional. Afirmó que el gobierno de México no está de acuerdo con la designación de organizaciones criminales en México como organizaciones terroristas, por las implicaciones que puede tener para la soberanía e intereses nacionales.

Y sentenció: si EU quiere respaldar a México para la batalla que están dando las autoridades correspondientes, que reduzca el tráfico ilícito de armas a México.

Sobre el tema migratorio, refirió que México no aceptó suscribir ningún acuerdo o tratado para un tercer país seguro, y ése es un mérito común con el Senado de la República.

La soberanía nacional está amenazada por estos tres temas y más vale que el gobierno mexicano se mantenga firme y evite que se vulnere. El papel de Ebrard será fundamental en ésta difícil, aunque no imposible, misión. No se ve fácil, pero sería extraordinario que México no sólo preserve su soberanía nacional, sino que obtenga lo mejor en la espinosa relación que tiene con el gobierno de Donald Trump. Veremos.

Atisbos

FERTILIZANTES.- Quedó incluida en el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura la construcción de la planta de fertilizantes de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente, encabezada por Arturo Moya, que —hay que recordarlo— por unas o por otras nomás no recibía el “banderazo de salida”.

La inversión de más de 20,000 millones de pesos prevista para la primera fase es el monto de inversión industrial más alto de entre los 147 proyectos anunciados en este primer paquete del Plan Nacional de Infraestructura. El paquete contempla para Sinaloa, gobernado por Quirino Ordaz, siete proyectos en Culiacán, Mazatlán y Ahome, los cuales suman más de 22,000 millones de pesos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.