México vive un periodo de notable estabilidad macroeconómica y al mismo tiempo un innegable estancamiento económico. 

Al mismo tiempo se hace pública la recesión económica que afecta a México y el reconocimiento de su estabilidad macroeconómica. 

El mismo día que el Inegi difundió los datos ajustados que marcan tres trimestres consecutivos de contracción económica, por su parte, la Secretaría de Hacienda y el Banxico informaron que, en virtud de la estabilidad económica del país, el Fondo Monetario Internacional (FMI) le renovó a México la Línea de Crédito Flexible (LCF), esta vez por 61,000 millones de dólares. 

Hacienda y Banxico informaron que solicitaron la renovación por un monto menor respecto del último y anunciaron que es una operación que marca el inicio de la salida paulatina de la LCF. El año que entra se analizará si el panorama de riesgos permite continuar reduciendo el monto de ésta línea de crédito revolvente. Se observa una circunstancia en la que el gobierno mexicano ha logrado mantener la fortaleza macroeconómica, pero no ha podido impulsar el crecimiento económico. 

El Inegi confirmó que en los primeros nueve meses del año se registró un crecimiento económico cero. 

Y en el tercer trimestre de este año 2019 la economía mexicana se mantuvo paralizada. 

Y según las cifras ajustadas en octubre pasado se confirmaron tres trimestres consecutivos de contracción del Producto Interno Bruto (PIB). No son especulaciones, ni son opiniones de expertos. Son datos duros. Son cifras que difundió el máximo órgano estadístico de México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, que preside Julio Santaella. Y es que en el último trimestre del gobierno de Enrique Peña Nieto se registró la primera contracción de -0.1 por ciento. 

Y en los dos primeros trimestres de este año se observaron contracciones exactamente de la misma magnitud, de -0.1 por ciento. Suman tres trimestres consecutivos de resultados negativos. De acuerdo con la definición genérica, México registró una recesión técnica. Sin embargo, hay debate al respecto entre los especialistas. Para unos, México cayó en recesión. BofA y Moody’s coinciden en el diagnóstico: se trata de una recesión económica. Para otros, se trata sólo de un estancamiento económico. La Asociación de Bancos de México, que encabeza Luis Niño de Rivera, rechazó que la economía mexicana esté en recesión. Pero más allá del válido debate sobre si es recesión o estancamiento, de lo que no hay duda es de que sea recesión o sea estancamiento económico, lo cierto es que la economía mexicana registra una preocupante parálisis.

Y es notable que éste ciclo de desaceleración o estancamiento económico se registra cuando la economía de Estados Unidos registra crecimiento económico. Para México, la economía de EU es una especie de locomotora que arrastra a la economía mexicana en sus ciclos económicos. Pero ahora la evidencia muestra que México se separó de la locomotora estadunidense y registra contracciones en las cifras de crecimiento económico. 

La economía mexicana, lo reconoce el propio secretario de Hacienda, Arturo Herrera, está avanzando a una menor velocidad de la que se proyectaba. Ante la evidencia, lo que se requiere urgentemente es aumentar la inversión pública y privada. Es la única salida para impulsar a la economía. Y las decisiones correspondientes deberán tomarse lo más rápido posible. El escenario para la ratificación del T-MEC en Estados Unidos se está enfriando y la producción petrolera no aumenta como lo proyecta Pemex. Éstas dos venían siendo las dos cartas fuertes para el impulso de la economía nacional. 

No hay de otra, se necesita reactivar las inversiones públicas y privadas. 

Atisbos 

PREOCUPACIÓN.- El Instituto Nacional Electoral está profundamente preocupado por el recorte presupuestal de poco más de 1,000 millones de pesos. Y no es para menos. Tendrá que organizar el proceso electoral más grande de la historia con un presupuesto mucho menor. El INE ha sido claro y contundente al señalar que está en riesgo la democracia y paz social.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.