Viene una difícil prueba de fuego para el gobierno mexicano.

Se trata, para decirlo en términos de salud, de una cirugía al esquema de compra de medicamentos y material de curación que por décadas ha mantenido una inercia oligopólica, manchada por la corrupción.

Está por efectuarse la primera compra consolidada de medicamentos y material de curación para el sistema de salud que realiza el gobierno de la Cuarta Transformación. Se calcula que los recursos que invertirá el gobierno para la compra de estos insumos médicos sumarán alrededor de 40,000 millones de pesos.

Buenrostro, prueba de fuego

Y será una prueba de fuego directamente para la superpoderosa oficial mayor de la Secretaría de Hacienda, Raquel Buenrostro, quien tiene bajo su responsabilidad el ejercicio de un presupuesto por alrededor de 1 billón de pesos.

Es tan poderosa que tiene acuerdos directos con el presidente López Obrador. En el sector salud, ha coordinado en términos administrativos a todos los actores protagónicos del sector público sectorial para este propósito. Su intención es “sacudir” al mercado de la proveeduría y lograr el divorcio entre los laboratorios y distribuidores, abatir los monopolios, extinguir la corrupción y maximizar los ahorros en pro de la política de austeridad gubernamental.

Con este ejercicio de compra, el gobierno marca un nuevo estilo al rechazar los “chantajes” (como el que intentó hacer Pisa con el metotrexato) y desmantelar los contubernios y las prácticas de encarecimiento.

Se dice fácil, pero no lo es. De hecho no lo ha sido. Gobierno y los proveedores del sector han tenido fuertes desencuentros. Hasta ahora, con todo y las campañas de desprestigio, Buenrostro ha mostrado firmeza y resolución.

Nuevas reglas

Para ello ha implementado un sistema de contrataciones consolidadas basado en las mejores prácticas internacionales.

Se basa en la integración de la demanda para lograr la optimización con base en la política en materia de salud pública.

Y la intención es comprar de manera más eficiente el material de curación, medicamentos y tratamientos médicos, bajo la premisa de identificar a los más apropiados para las necesidades de la población mexicana.

El objetivo prioritario es la mejora de las condiciones de precio y calidad. Incluso ha decidido la compra de emergencia en el extranjero del medicamento anticancerígeno y que coyunturalmente iba a registrar desabasto.

Antecedente

A la compra consolidada del 2020 le antecede la compra del segundo semestre del 2019.

Se realizó la compra consolidada de medicamentos de 1,651 claves, logrando ahorros por 5,466 millones de pesos.

Destacaron la compra de medicamentos para la hepatitis C y los antirretrovirales.

La compra consolidada del 2020 incluirá licitaciones públicas y adjudicaciones directas.

Las licitaciones públicas se realizarán para medicamentos genéricos y material de curación. Las adjudicaciones directas se harán para medicamentos de patente, como son: oncológicos, cardiovasculares, metabólicos (diabetes), antibióticos, de planificación familiar, hematológicos y vacunas.

Ambos procedimientos incluirán una investigación de mercado. Adicionalmente, las adjudicaciones directas se harán mediante procesos competitivos con beneficios para la población y con ahorros para el Estado.

Condiciones

La compra se realizará únicamente a titulares de registros sanitarios. Se buscará contar con más de un proveedor para un mismo medicamento, a través de abastecimiento simultáneo. En las investigaciones de mercado se buscará obtener información sobre la capacidad de producción de los proveedores y las disponibilidades en cuanto a fechas de entrega. Se incluirán cotizaciones de proveedores nacionales e internacionales.

ATISBOS

EVALUACIÓN.- El FMI evaluó el comportamiento de la economía mexicana. Hay buenas y malas.

Las buenas: El FMI ve que ve con optimismo el comportamiento del crecimiento del PIB.

Para el cierre de este año prevé una variación anual de 0.4% y para el 2020 una recuperación a 1.3% por fortalecimiento del consumo y a pesar de que continúe la debilidad en la inversión.

Reconoce que la política fiscal sigue siendo prudente y prevé una desviación por la debilidad de los ingresos.

Entre las malas: sugiere que el gobierno mexicano tome medidas adicionales para aumentar los ingresos o reducir el gasto para evitar brechas fiscales adicionales. También advierte que la fuerte presencia de inversionistas de cartera expone a México a un aumento en los riesgos de una salida de flujos de capital y mayores primas de riesgo.

Destaca la necesidad de implementar con firmeza políticas macroeconómicas sólidas, combinadas con la aceleración de reformas estructurales para promover un crecimiento sólido, sostenible e incluyente.

Indica que se requieren medidas adicionales para alcanzar los objetivos fiscales anunciados y para reducir la razón de deuda pública a PIB.

Destaca la necesidad de incrementar los ingresos no petroleros. Recomienda crear un Consejo Fiscal, revisar el Plan de Negocios de Pemex para apuntalar su posición financiera y reducir los riesgos en el presupuesto, la venta de activos no estratégicos y planes de reducción de costos operativos, para mejorar su rentabilidad.

Los directivos del FMI que evaluaron in situ la economía mexicana destacan la necesidad de revitalizar la agenda de reformas estructurales. Sostienen que es un imperativo para promover un crecimiento sólido, sostenible e incluyente.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.