Si le preguntan a los analistas dónde están los mayores riesgos que enfrenta la posibilidad de que la economía mexicana pueda crecer dirán que están dentro del país. Y que básicamente tienen que ver con aspectos de gobernanza como la situación política interna o la falta de seguridad pública.

Pero esa misma pregunta respondida por funcionarios de la Secretaría de Hacienda, manda los riesgos al exterior. A todos esos factores de los cuales no tenemos control y que, por lo tanto, nos convertirían en simples pasajeros de la mala fortuna de las crisis que vienen de fuera.

En especial, para la autoridad financiera, el mayor peligro está en la no ratificación este año del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Algo con lo que no están de acuerdo los expertos en comercio exterior y negociadores del sector privado de este pacto norteamericano. Por eso, vale la pena irse por partes.

Si algo le falta hoy a la economía mexicana es confianza. Ésta se ha perdido por decisiones internas muy controvertidas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha dado manotazos de autoridad en la relación con los capitales privados. Esto ha provocado que aumenten las dudas entre los inversionistas sobre la certidumbre jurídica para hacer negocios.

La cancelación del aeropuerto de Texcoco, la cancelación de las licitaciones energéticas, la cancelación de contratos de proveeduría y las compras directas sin concurso, incluso en el extranjero. La mala aplicación del gasto público y la confusión entre ahorros y subejercicio. La ausencia de planes estratégicos de gasto de inversión que detonen en crecimiento y el gasto en programas asistencialistas de bajo retorno productivo. En fin.

Y en la parte externa, la desaceleración global y la pérdida de confianza en economías como la mexicana tienen muchos factores, pero una buena parte de ellos se reduce a este nombre: Donald Trump.

Si México llega a este escenario global complicado con una menguada confianza interna, evidentemente que se vuelve más frágil. La ausencia de ratificación del T-MEC no abona a la confianza. Hace falta su aprobación para destrabar muchas decisiones de inversión y para no tener mercados financieros tan vulnerables.

Pero al mismo tiempo, y como lo dice Moisés Kalach, representante empresarial del cuarto de junto en la negociación comercial del T-MEC, aun sin la ratificación del nuevo pacto por parte del Congreso de Estados Unidos, está vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Es cierto que este marco vigente alcanza para mantener los flujos comerciales como hasta hoy, pero seguirá viva la incertidumbre sobre el futuro de la relación bilateral.

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa, donde participa con Carlos Loret de Mola en Despierta y es titular del espacio noticioso de las 13 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.