El mapeo de redes es una metodología que involucra varias técnicas y herramientas que en conjunto facilitan el análisis de las redes con dos enfoques principales: los actores y las relaciones que existen entre ellos en el contexto social y económico.

Así, el análisis de las características de los actores y sus relaciones en una red debe ayudar a entender la influencia que cada uno de éstos tiene para acceder al flujo de bienes, capitales e información dentro de la red.

En teoría, al identificar a los actores y las circunstancias que funcionan acelerando el flujo o constituyendo cuellos de botella en una red, debe llevar a mejores estrategias para hacer más competitiva a una empresa o a la red en su conjunto, basándose en la estructura existente, buscando de esta manera incentivar, desincentivar o remplazar a los actores o circunstancias desfavorables.

Lo anterior hace del mapeo de redes una excelente herramienta tanto para empresas como para instituciones de desarrollo social.

La metodología de análisis de redes ha mostrado una alta tasa de crecimiento en sus aplicaciones, cubriendo temas muy diversos dentro de las ciencias sociales y técnicas de comunicación y logística.

Sin embargo, su aplicación en el área del desarrollo rural es muy reciente y no es fácil encontrar consultores experimentados en mapeo de redes que ofrezcan buenos resultados para la toma de decisiones que mejoren la competitividad de los agronegocios.

El proceso de mapeo de redes implica que el consultor o el despacho de consultoría tenga conocimientos concretos sobre la red que va a mapear, con el fin de ser muy efectivo al seleccionar a los actores clave.

Asimismo, debe diseñar y aplicar un cuestionario de entrevistas que recoja datos significativos sobre el flujo de información y bienes en la red.

Enseguida, debe desarrollar las matrices y sus análisis cualitativos y cuantitativos para definir los nodos más influyentes, finalizando con la presentación de resultados y sugerencias hacia la competitividad, las cuales pudieran ser: esquemas de desarrollo de proveedores, asociaciones estratégicas, diseño de políticas de fomento o desincentivación, entre muchas otras.

Por lo tanto, una buena sugerencia para seleccionar a un consultor en mapeo de redes sería pedirle referencias y resultados de trabajos previos y sus logros en mejorar la posición competitiva de empresas y redes de valor.

*Mario Alberto Lamas Nolasco es especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]