Hace seis años, con el arranque de mayo coincidía la publicación de El hijo desobediente (Aguilar-Nuevo Siglo, 2006), una especie de diario de la campaña de Felipe Calderón Hinojosa, como candidato del PAN a la Presidencia.

A estas alturas de la batalla electoral del 2006 ya habían pasado casi todos los hechos determinantes. El panista había dado un golpe de timón y su propaganda inicial ( manos limpias, pasión por México , rezaba el eslogan ideado por el publicista de Los Pinos, Francisco Ortiz) había sido enlatada. El Presidente del empleo disputaba con Andrés Manuel López Obrador el primer lugar, sobre todo porque el priísta Roberto Madrazo Pintado se había rezagado.

La polarización generada por los desplantes de AMLO a Vicente Fox ( ¡cállate chachalaca! , demandó en repetidas ocasiones), exacerbada por una campaña negativa sufragada por empresarios para frenar al líder izquierdista, habían materializado el peor de los escenarios: las elecciones presidenciales más competidas de la historia estaban en ciernes.

Entonces, el primer debate fue el 25 de abril. En la estrategia de reposicionamiento de Calderón, propiciada sobre todo por la ausencia de AMLO y el repunte del PAN en las encuestas, se expelió una batería de spots y el libro del que se retoma un ejercicio de prospectiva incluido en el epílogo.

En realidad, se trata de tres sueños de Calderón. Uno se cumplió parcialmente, con su victoria en las urnas, aunque dejó pendiente su oferta de armar un gobierno de coalición para ejecutar un proyecto de gran visión que tendría un umbral de 20 años, que quedó frustrado por el conflicto poselectoral.

Enseguida, lo que imaginó para el 2012, en primera persona:

En mi último Informe de Gobierno, hago un balance de seis años muy intensos. Hay, desde luego, enormes desafíos y retos por enfrentar, pero también evidentes logros que se pueden constatar. Resumo los principales. Cuando asumí la Presidencia había unos 50 millones (de mexicanos) pobres y 22 millones en pobreza extrema. Hoy hay 35 millones de pobres y 10 millones en pobreza extrema. Se ha librado una batalla frontal contra la inseguridad; se ha depurado el Ministerio Público y las policías federales, y hemos encontrado colaboración en algunos estados para depurar los cuerpos policiacos locales...

México es un país de leyes, un país de plena certidumbre, no sólo en los niveles de convivencia, sino en la vida económica. El flujo de inversiones ha permitido que los últimos tres años hayan sido los de mayor crecimiento económico en la historia contemporánea del país y por ello se ha cumplido la meta de crear 1 millón anual de empleos...

Hemos construido una relación constructiva con Centro y Sudamérica. Costó trabajo rescatar el punto fronterizo entre Guatemala y México del deterioro social que implicaba la delincuencia y el control del narcotráfico, un punto que nunca habíamos querido reconocer... También logramos finalmente un acuerdo migratorio en el que ayudó mucho cambiar la polarización en la relación México-Estados Unidos. Hicimos lo necesario para aprovechar principios de entendimiento y valores en común para implementar un acuerdo sobre trabajadores temporales que nos permitió abrir la puerta a un flujo migratorio mucho más ordenado y, sobre todo, a recuperar la confianza entre ambos países .

La lista de logros y metas que Calderón Hinojosa planteaba en aquel entonces quedaron encapsuladas en otras dos cuartillas. Y luego viene una escena donde imagina una comida con su esposa Margarita y sus tres hijos que tendría lugar en su casa, alguna tarde del 2025, cuando tendría 63 años.

Les diría que me preocupaba el país que les iba a dejar y (que) todo lo que hice en aquel tiempo no fue sólo por lo que aprendí de mi padre, sino por lo que aprendí de mis hijos; que para mí, la política -desde una perspectiva de principios e ideales- había sido un oficio que aprendí en mi casa (...), que me alegra que México sea un país seguro, que rompió el mito de que América Latina estaba condenada al subdesarrollo .

La concreción de esos sueños -para bien o para mal- depende de Josefina Vázquez Mota.

EFECTOS SECUNDARIOS

CONCENTRACIÓN. Consciente de lo que estará en juego el 6 de mayo, en el primer debate entre los candidatos presidenciales, Enrique Peña Nieto ha decidido reducir al mínimo su gira nacional. Ayer y este día, inclusive, tendrá una agenda ligera, con actos públicos en la zona sur de la ciudad de México. El jueves, de ida y vuelta, va a Pachuca, para regresar al DF, de donde no saldrá hasta el lunes 7...

FAVORITOS. Para alimentar el escepticismo de quienes dudan que la política influya en asuntos deportivos y viceversa. Ayer, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, hizo una pausa en su agenda de actividades para darse una vuelta por el estadio donde entrenan los Lobos de la BUAP, quienes el miércoles recibirán a Panzas Verdes de León, en el primer juego de la final de la Liga de Ascenso. Según el Mandatario, la menor manera de coronar los festejos del 5 de Mayo sería el pase a Primera División, para escribir una nueva historia.