En la columna anterior tratamos el tercer pilar de esta serie, el pilar obligatorio de cuentas individuales, o bien, el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR). En resumen, identificamos que éste resultó ser un pieza clave en el desarrollo del país; además, resolvió en gran medida el problema de sostenibilidad que aquejaba al sistema de pensiones mexicano, producto de las nuevas dinámicas demográficas. Sin embargo, persisten importantes desafíos; en especial, aquellos relacionados con temas de cobertura y suficiencia.

En esta ocasión, es momento de hablar del cuarto pilar del sistema de pensiones en México, el pilar voluntario. Incluye las cuentas individuales para el retiro, planes privados o planes personales en instituciones financieras.

En esencia, consiste en aquellos esfuerzos que se hacen por cuenta propia como parte de una preparación financiera para el retiro responsable y oportuno. El ahorro voluntario es la estrategia más común dentro de este pilar, especialmente, porque depende únicamente de decisiones individuales, lo que le hace estar al alcance de todas las personas.

Hay varios tipos de ahorro voluntario: ahorro de corto, de mediano y de largo plazos. En el primer caso, se trata de ahorros que podrás utilizar a partir de los tres meses de haber depositado el dinero. El segundo caso consiste en periodos de ahorro de mínimo cinco años. Finalmente, con el ahorro de largo plazo, el dinero debe permanecer invertido hasta que cumplas 65 años. Es necesario resaltar que, entre más tiempo permanezcan tus ahorros invertidos, mayor será el monto de la pensión que podrías obtener.

Efectivamente, existen dos tipos de beneficios al hacer ahorro voluntario. Aquellos derivados de la actividad de administración e inversión, y aquellos conocidos como beneficios fiscales. Ambos redundarán en mejores pensiones.

En relación al primer tipo, el ahorro voluntario se ajusta a las necesidades y preferencias de cada persona; es un ahorro muy seguro dado al control y vigilancia al que está sometido por ser parte del sistema de seguridad social mexicano; genera rendimientos altos debido a que lo administra uno de los inversionistas institucionales más importantes del país, altamente especializado en administración de fondos de pensiones.

En cuanto al segundo tipo, la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) señala la posibilidad de obtener beneficios fiscales por el ahorro voluntario, si éste permanece hasta tus 65 años. Es decir, el monto de ese ahorro se resta del ingreso total que obtienes en el año y, por lo tanto, no hay que pagar el ISR de esa cantidad. Es importante tener en cuenta que el artículo 151 de la LISR estipula que cada año es posible deducir impuestos hasta por 10% de los ingresos anuales, con un máximo de cinco veces el salario mínimo anual que son poco más de 160,000 pesos (este límite cambia año con año).

Para realizar ahorro voluntario, se han abierto muchos canales. A la fecha, podemos citar seis: a) domiciliación electrónica, es decir, descuentos a tus tarjetas de débito que van directos a tu cuenta individual para el retiro; b) mediante aportaciones directas en tiendas 7-Eleven, Círculo K, Extra, sucursales Telecomm, Bansefi, La Red de la Gente, Chedraui, Farmacias del Ahorro, Yastás y PuntoRecarga; c) utilizando la ventanilla directa de tu afore; d) a través del empleador, quien puede hacer deducciones directas a tu nómina para enviarlas a tu cuenta individual; e) a través de Internet, y f) mediante aplicaciones móviles.

El pilar voluntario es una parte indispensable de tu pensión. De hecho, la pensión se compone del ahorro obligatorio y voluntario. El sistema de cuentas individuales abrió de par en par las posibilidades para realizar ahorro voluntario. Sin embargo, sigue siendo el pilar más subutilizado del sistema de pensiones. Es necesario tomar mucha más conciencia de la responsabilidad que tenemos, como individuos, en la construcción de un futuro más seguro para nosotros y para nuestros seres queridos.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org