A ese “imán de mujer” que es Fermina Daza.

Es imposible conocerlo todo. El mundo es inmenso, y los saberes en él contenidos resultan prácticamente infinitos. Sin embargo, hay formas de conocer más allá de únicamente lo que nos sucede, de ampliar nuestros horizontes.

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, decía Miguel de Cervantes Saavedra. Así, una de esas vías privilegiadas para aprender, hasta lo insospechado, son los libros. “Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”, también reza un proverbio árabe.

Con motivo del Día Nacional del Libro, subrayo algunas cifras sobre la lectura en nuestro país. La fecha en la que se conmemora es el 12 de noviembre, natalicio de Sor Juan Inés de la Cruz; extraordinaria defensora del derecho a leer.

De acuerdo con el Inegi, 16 millones de mexicanos se declaran lectores de libros. En ese grupo, el promedio de lectura es poco más de tres libros al año. Sin embargo, entre esta población lectora y considerando únicamente mayores de edad, solo seis millones señalaron haber leído un libro en el último año.

La principal razón por la que los mexicanos declaramos leer es por entretenimiento y cultura general. En tercer lugar, por trabajo o estudio. Asimismo, un número importante, situado en cuarto lugar, señala leer por motivos religiosos.

Especialmente en estos tiempos de dificultades pandémicas, convendría recordar que el libro, en palabras de Rubén Darío, “es fuerza, es valor, es poder, es alimento; antorcha del pensamiento...”. O, en palabras Stephen King, “Los libros son una incomparable magia portátil”.

La literatura —entre los que se incluyen el cuento, la novela, la ciencia ficción y el teatro— es el género más leído en nuestro país. Cuarenta y dos de cada cien lectores declararon haber leído esta temática. Le siguen, en ese orden, los libros relacionados a la escuela o la profesión; después los de autoayuda, superación personal o religiosos; en cuarto lugar la cultura general.

El estudio del Instituto de Estadística igual muestra una modalidad de lectura en constante crecimiento: el formato digital. Los números nos dicen que la mayoría sigue apreciando más el libro en formato físico. La añoranza por el olor del papel, la sensación de pasar la página, son motivos que algunos continúan defendiendo. Ocho de cada diez lectores de libros declaran leerlos en formato impreso.

Sin embargo, es notable el incremento de la lectura en formato digital. En 2016, 7% de las personas lectoras de libros señalaban la lectura de libros digitales, para 2020 este porcentaje es del 12%, en otras cifras, dos millones de lectores.

Con una prosa sorprendente, Balzac aseguraba que “un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano”. “El mundo habrá acabado de joderse el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga” también sentenciaba Gabriel García Márquez, sin duda uno de mis autores preferidos.

@VicenteAmador

Vicente Amador

Maestro en Comunicación

Historias que se cuentan

Consultor de Comunicación, Asuntos Públicos y Estrategia Política.

Lee más de este autor