Antes de la reforma al sistema de pensiones mexicano en julio de 1997, en México operaba el sistema de reparto, en el que los trabajadores en edad de jubilación que cotizaban a algún instituto de seguridad social recibían una pensión, financiada por todos los trabajadores en activo y el Estado. El dinero acumulado formaba parte de un fondo común para financiar todas las pensiones.

A partir de la reforma, surge la individualización de recursos o sistema de capitalización individual; es decir, los trabajadores disponen de una cuenta individual propia, donde se depositan las aportaciones y rendimientos que son utilizados para financiar la pensión individual de cada trabajador.

Funcionamiento del SAR

A través del estado de cuenta individual, cada trabajador tiene pleno conocimiento de la situación de su ahorro en su administradora de fondos para el retiro (afore). Cada cuatrimestre llega al domicilio de los trabajadores su estado de cuenta, o bien, se puede solicitar en la afore que le corresponde.

Por otro lado, al inicio de año, a los trabajadores de la generación afore les llega la estimación personalizada de pensión, en la cual se proyecta la pensión esperada para cada trabajador.

Las afores se encargan de administrar los recursos de los trabajadores y la inversión de los mismos se lleva a cabo a través de las sociedades de inversión especializadas en fondos para el retiro (siefore). Las siefores colocan los recursos de los trabajadores en inversiones que otorgan rendimientos competitivos en portafolios diversificados, que no sólo contribuyen al incremento del ahorro en lo individual, sino que permite el financiamiento de proyectos productivos en todas las áreas de la economía, lo cual, a su vez, detona mejoras a nivel macroeconómico en el país.

Estadísticas del SAR al cierre de mayo

• En los 21 años desde que comenzó a operar el SAR con la reforma, al cierre de mayo del 2018 se han acumulado recursos por un monto de 3.3 billones de pesos, lo cual equivale a 14.6% del Producto Interno Bruto.

De este total de recursos, 1.4 billones (45%) corresponden a los rendimientos generados por el sistema, por lo cual cada trabajador posee rendimientos en sus cuentas individuales, producto de la inversión de sus recursos.

• En mayo del 2018, el SAR registra un rendimiento ponderado histórico anual de 10.4% nominal y 4.7% real.

• En el SAR se permite que todos los trabajadores independientes (formales o no) puedan abrir una cuenta individual y realizar aportaciones.

Al cierre de mayo del 2018, en el SAR había un total de 294,000 trabajadores independientes que disponen de una cuenta individual.

Cabe destacar que todos los trabajadores que deseen abrir una cuenta en una afore pueden hacerlo.

• En lo referente a las cuentas totales administradas por el SAR, en el mismo periodo existe registro de 61 millones de cuentas, de las cuales, 41.8 millones pertenecen a trabajadores registrados; es decir, que solicitaron su registro en una afore.

Por su parte, 19 millones de cuentas corresponden a trabajadores que fueron asignados a una afore, cuyos recursos se encuentran depositados en una siefore, o bien, en el Banco de México.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org