Luego de dar un mensaje a los mexicanos desde el Hotel Hilton, en la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador se dirigió al Zócalo para reunirse con los simpatizantes que se dieron cita desde las 8 de la noche del domingo 1 de julio.

A diferencia del recorrido que llevó a cabo minutos antes desde su casa de campaña en la colonia Roma, en esta ocasión abordó una camioneta Suburban escoltada por un dispositivo de vigilancia conformado por oficiales de la Subsecretaría de Control de Tránsito de la Secretaria de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

Luego de transitar por la calle de Venustiano Carranza y dar vuelta sobre José María Pino Suárez, el contingente finalmente llegó a la Plaza de la Constitución en donde el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia fue recibido por cientos de seguidores y con música de mariachi de fondo. Ante la copiosa multitud, una vez que pasó frente a Palacio Nacional, el avanzar de los vehículos que lo transportaban junto a sus colaboradores más cercanos, se hizo cada vez más lento.

Finalmente a las 23:54 horas pudo descender del vehículo para dirigirse al templete montado frente a la Catedral Metropolitana.