Del último tramo del sexenio de Felipe Calderón data el intento más reciente por vender Satélites Mexicanos (Satmex).

Arrancaba el 2010 y MVS Comunicaciones -de la familia Vargas- anunciaba un acuerdo con una filial de EchoStar Corporation, que les permitiría hacer una oferta por la mayoría de las acciones de Satmex. Ambas empresas ya se habían asociado para lanzar Dish México y para su nueva join venture recaudarían 374 millones de dólares, que serían distribuidos entre los socios de la codiciada compañía.

Cuatro años después, sin los panistas en Los Pinos, la adquisición de Satmex quedó finiquitada ayer. Su nuevo dueño es Eutelsat, el principal operador de satélites de Europa y el tercero más importante a nivel global, que desembolsará 831 millones de dólares.

A cambio, la firma francesa ampliará su flota de 31 satélites geostacionarios, que llega a dos tercios de la población mundial, en más de 150 países de Europa, Medio Oriente, África, Asia y gran parte de América. El anuncio ocurrió cinco meses después de que Eutelsat y Satmex firmaran el convenio que permitió la operación de compraventa, tasada entonces en 1,142 millones de dólares.

Los slots orbitales de Satmex resultan estratégicos en su plan de expansión, en los mercados digitales del hemisferio.

Desde el arranque del sexenio calderonista, Satmex estuvo en la mira de los grandes empresarios de las telecomunicaciones en México. Carlos Peralta, de Iusacell, formalizó una oferta para tomar control accionario de la paraestatal, y Joaquín Vargas, de MVS Comunicaciones, suscribió una alianza con EchoStar para presentar una postura ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para operar las frecuencias de la banda Ka, que finalmente fue desechada.

Dentro y fuera de la administración panista hubo presiones para que se definiera claramente una política pública respecto de la industria satelital y que, antes de cerrar la venta de Satmex, quedara establecido un programa de lanzamientos para el mediano y largo plazo, sobre todo a raíz de los problemas operativos del Satmex-5.

La segunda generación de satélites mexicanos -los pioneros, Solidaridad I y II, fueron colocados en el sexenio salinista- está compuesta por tres aparatos que ocupan posiciones contiguas (113° oeste, del Satmex-6; 114.9° oeste, del Satmex-5, y 116.8° oeste, del Satmex-8, que fue puesto en órbita en marzo del año pasado, casi un año después de lo originalmente planeado) y dan cobertura a 90% de la población del hemisferio, aunque solo tiene 15% del mercado.

Satmex también posee y opera Alterna TV, un proveedor de programación para la televisión hispana de Estados Unidos, y es propietaria de Enlaces, un proveedor de servicios VSAT, cuyo futuro está incierto.

La prensa especializada considera esta operación como un hito, producto de la reforma de las leyes en telecomunicaciones, que permiten a empresas como Eutelsat y a inversores financieros no mexicanos operar los satélites mexicanos, aunque la compra de Satmex debe obtener la aprobación de la nueva autoridad regulatoria.

El mercado de servicios satelitales en América Latina ya es comparable en términos de volumen al de Europa Occidental. Según Euroconsult , América Latina es uno de los mercados de satélites de más rápido crecimiento, con un crecimiento promedio estimado de 7%, durante el período 2011-2016.

Eutelsat se convertirá en uno de principales proveedores satelitales en el hemisferio americano. En ciernes, al momento del cierre de esta operación, estaba la adquisición de otros dos satélites de propulsión eléctrica -los Satmex 7 y 9, cuya entrada en operación está planeada para el 2016. Aunque de manera simultánea a la compra de Satmex, Eutelsat adquirió un nuevo satélite -el E-65 West-, para cubrir Brasil.

En la cobertura del mercado latinoamericano, compite con la firma española Hispasat, de la que acaba de adquirir 33.69% de sus acciones, después de que Telefónica vendiera su parte, en diciembre del año pasado.

EFECTOS SECUNDARIOS

COMPETENCIA. Chen Guangbiao es el nombre del magnate chino -el Rey de la Basura de aquella nación- que quiere competir con el mexicano Carlos Slim al menos en su interés por The New York Times. El empresario asiático dijo estar dispuesto a desembolsar 1,000 millones de dólares por el periódico de la Gran Manzana y que si no podía comprarlo -no está a la venta, actualmente- se conformaría con convertirse en accionista principal y si eso no ocurría, simplemente compraría un paquete de acciones.

¿OXIDADOS? Un amplio reportaje, difundido por el servicio en español de la agencia inglesa Thompson-Reuters, da cuenta de la verdadera razón por la que las fuerzas federales ocuparon el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, hace tres meses: frenar los envíos de mineral de hierro que la organización criminal Los Caballeros Templarios embarcaba a China y que hasta octubre alcanzaron ¡4 millones de toneladas! Además de los testimonios de ingenieros y empresarios, la pieza -elaborada por Dave Graham- encapsula declaraciones del gobernador Fausto Vallejo, que dan verosimilitud a esa especie.