Senadoras-senadores de la Junta de Coordinación Política (JCP) del Senado de la República: no hagan cosas malas que parezcan buenas. Su Acuerdo para establecer el procedimiento de designación del Comisionado Presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) es un albazo y han actuado de forma anticipada, opaca, valiéndoles la convocatoria del Comité de Evaluación y de espaldas al Ejecutivo Federal.

El Acuerdo de la JCP dice que el Comisionado Presidente del IFT será nombrado por la Cámara de Senadores de entre los comisionados “existentes”. Falso. El artículo 28 de la Constitución, que determina el procedimiento, no menciona la palabra “existentes”, por lo que es un añadido mala leche para elegir a un nuevo Presidente del IFT de entre los actuales comisionados, sin esperar a que el Pleno del regulador esté completo.

Según el Acuerdo de la JCP, el ahora ex Comisionado Presidente del IFT, Gabriel Contreras, envió un oficio informando (como si no se supiera) que el 29 de febrero concluiría su periodo como funcionario, “hecho que generará vacante del Presidente” del IFT, “por lo que solicita al Senado de la República llevar a cabo el procedimiento correspondiente para cubrir la vacante”.

Falso. La Presidencia del IFT no está vacante; lo que está vacante es un cargo de Comisionado. El artículo 19 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión prevé que, en caso de ausencia, el Comisionado de mayor antigüedad o el de mayor edad, ocupe la Presidencia. Ese interinato recayó en Adolfo Cuevas Teja, como en otro momento le correspondió a Adriana Labardini.

El ex comisionado Gabriel Contreras cayó en su última tentación de operar políticamente y que el Senado nombrara a un nuevo Presidente del IFT de entre los actuales comisionados, tratando de evitar el interinato de Adolfo Cuevas (un Comisionado que mostró una línea distinta en sus votaciones regulatorias a la mayoritaria) y excluyendo al nuevo Comisionado/a seleccionado/a por el Comité de Evaluación y AMLO.

Y es que mientras la JCP del Senado estableció el procedimiento para designar al nuevo Presidente e incluso ya convocó a comparecencias a puerta cerrada con los comisionados interesados en conducir los destinos del regulador los próximos cuatro años, al mismo tiempo el Comité de Evaluación (integrado por los titulares del Banco de México y del Inegi) tiene abierta la convocatoria para participar en la selección de aspirantes para ocupar la vacante en el Pleno del IFT.

Actualmente, el Pleno del IFT está incompleto pero trabajando con seis comisionados, incluido el Comisionado Presidente Interino, después del intento fallido por seleccionar a una mujer para que se integrara a un órgano de gobierno de sólo varones. La nueva convocatoria prevé que a más tardar el 3 de abril el Comité de Evaluación envíe la terna o quinteta al presidente López Obrador con las calificaciones aprobatorias más altas. Dos terceras partes de los senadores presentes deberán ratificar la propuesta presidencial dentro de 30 días naturales. La Junta de Coordinación Política es presidida por el senador Ricardo Monreal de Morena y hay dos legisladores morenistas más de un total de 11 integrantes de la JCP. ¿Por qué no quieren que AMLO proponga al siguiente Comisionado/a?

La JCP no debería designar al nuevo Presidente del IFT en tanto no concluya el proceso de selección, el Comité de Evaluación envíe la terna, el Ejecutivo Federal haga su propuesta y dos terceras partes del Senado la ratifiquen. La JCP se dejó “engañar” por Gabriel Contreras, pretende designar a un nuevo Presidente sin que haya concluido el proceso de selección y sin que AMLO haya propuesto a su candidato, en medio de acercamientos privados con cinco de seis comisionados interesados en ocupar la Presidencia.

Gabriel Contreras siempre fue experto en la administración política del tiempo. Sabía en qué momento actuar y cuándo nunca hacerlo. Sirva de ejemplo la multa a Telnor: desde el 30 de septiembre de 2017 el IFT ya sabía que la información que debía reportar al Sistema Electrónico de Gestión no había alcanzado el 60% estipulado en la regulación. La multa la comunicó 28 meses después, inmediatamente después de que se cumpliera el último requisito de índole laboral previo a la separación funcional de Telmex-Telnor. La multa se interpretó como un “incumplimiento” a las medidas de preponderancia, lo cual podría dificultar su acceso a la televisión de paga y la convergencia. Eso se llama regular políticamente y no técnicamente.

Sin embargo, la última maquinación de Contreras ante el Senado podría abrir la puerta a nuevos litigios. La Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal podría inconformarse con el Acuerdo, el procedimiento de la JCP y que el Senado designe a un nuevo Presidente del IFT sin haber ratificado previamente la nueva propuesta presidencial y con un Pleno incompleto.

Separación funcional. Hoy 6 de marzo es el primer día de operación de las empresas mayoristas escindidas de la separación funcional de Telmex y Telnor. Las empresas tuvieron dos años para cumplir el plan final de implementación de la separación funcional. El último requisito fue la aprobación por parte del IFT del esquema de transferencia del personal de Telmex-Telnor a las compañías mayoristas.

El Estudio de la OCDE sobre telecomunicaciones y radiodifusión en México 2017 señala en su segunda recomendación que “el IFT debería evaluar la entrada de Telmex en el mercado de TV restringuida lo antes posible, después de la implementación exitosa de la separación funcional”. El IFT ya no tiene pretextos para abrir el mercado de la televisión de paga, promover competencia en ese mercado concentrado y generar beneficios para los consumidores en términos de calidad y precio. Cabe recordar que las tarifas de TV de paga son las únicas que no han bajado desde que se aprobó la reforma en materia de telecomunicaciones hace casi siete años. El IFT ya protegió demasiado tiempo ese servicio.

*El autor es Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo

Analista de medios y telecomunicaciones y académico de la UNAM

En comunicación

Estudio los medios de comunicación, nuevas tecnologías, telecomunicaciones, comunicación política y periodismo. Autor del libro El presidencialismo mediático. Medios y poder durante el gobierno de Vicente