En los últimos años, Fomento Económico Mexicano (FEMSA) ha tomado una mayor relevancia en el sector comercial. La empresa opera la cadena de tiendas OXXO, así como farmacias en México y Chile y gasolineras bajo la marca OXXO GAS. También incorpora en sus resultados las operaciones de Coca-Cola FEMSA, que representan la mitad de sus ventas

Actualmente, ésta es la cadena comercial más grande del país con más de 17,000 tiendas OXXO que se han vuelto parte del día a día de los mexicanos, tanto por las compras rápidas que se hacen en las tiendas como la gran cantidad de servicios que en ellas se ofrecen.

Las compras de oportunidad se han convertido ya en una experiencia integral en donde en una sola visita se compra el súper diario, el café de la mañana, el desayuno o comida (que se prepara ahí mismo), se pagan servicios, se hacen transferencias y se recoge el pedido de Amazon.

La estrategia de la empresa está basada en ofrecer a los clientes la mayor cantidad de soluciones a sus necesidades, lo que resulta en un mayor tráfico de clientes y así mayores ventas y rentabilidad. Se abren en promedio tres tiendas cada día del año y la empresa considera que puede mantener este ritmo de crecimiento por varios años más, habiendo cabida para un total de 30,000 tiendas.

La operación de farmacias le permite la diversificación de sus resultados, a la vez que participa en un sector con gran crecimiento en el país.

Las tres marcas que opera en este segmento son la cadena farmacéutica más grande de México.

Este tamaño le ha permitido lograr mayores economías de escala y la distribución directa de algunos proveedores, lo que resulta en un alza en márgenes acercándose gradualmente a los niveles de rentabilidad en Chile, en donde opera en un mercado maduro y muy eficiente.

Tras la reforma energética, la empresa consolidó sus operaciones de gasolineras y con esto acelerar el nivel de crecimiento abriendo 80 estaciones por año.

Femsa basa su estrategia en generar una lealtad en el consumidor al ofrecer “litros de a litro” y vales canjeables por artículos que se venden en las gasolineras.

Finalmente, al consolidar a Coca-Cola FEMSA se tiene acceso a un mercado masivo de consumo de los productos Coca-Cola, siendo éste el mayor embotellador a nivel mundial.

La participación de la empresa en estos negocios permite un gran conocimiento de la dinámica de los consumidores y sus necesidades, lo que  es unaa oportunidad para poder adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes del consumo y mantener así un crecimiento favorable y rentable.

Así, una de las empresas más grandes del país por nivel de ventas tiene la solidez necesaria para mantenerla en un portafolio de inversión patrimonial.

* Cristina Morales es analista senior de Signum Research.