Como es bien sabido, anunciarse durante la final del Super Bowl es una de las inversiones publicitarias más caras del mundo. Según el diario New York Times, este año, un spot de 30 segundos durante la transmisión del partido rondaba los 5.5 millones de dólares, lo cual es prácticamente lo mismo que en 2020. Desde luego este tipo de gastos solo son para jugadores con amplios bolsillos y grandes audiencias televisivas. A pesar del alto precio a pagar y las penurias derivadas  de la pandemia, durante esta quincuagésima quinta final del futbol americano de la NFL hubo quienes le apostaron al juego.

Veamos lo que estos anunciantes recibieron a cambio. De entrada a nivel cancha, un dato interesante es que se estima que dentro del estadio Raymond James en Tama Florida, con capacidad para 65,000 espectadores, había más de 35,000 recortes de fotos de cartón para rellenar asientos y alrededor de 25,000 personas. De estos, más de 7 mil fueron empleados del sector salud,  ya vacunados, que fueron invitados por la NFL.

Como es costumbre desde hace 21 años, los derechos de las transmisiones del Super Bowl corren por cuenta de CBS. De acuerdo a una encuesta realizada por National Retail Foundation, este año 186.6 millones de personas en Estados Unidos planeaban ver el evento. Sin embargo, la realidad fue bastante más sombría. En EU la audiencia en TV total rondó los 96.1 millones de espectadores, lo cual representa un significativo descenso contra el año anterior que tuvo una audiencia de 102 millones de personas.

Esto aunado a la larga fila de grandes marcas que este año prefirieron ausentarse de esta costosa pasarela tales como Coca Cola, Pepsi y Budweiser.

Sin embargo, los ratings fueron aceptables para los anunciantes considerando los avatares de la pandemia. Al no haber  grandes grupos de amigos y familia, se estima que hubo mucho más televisores encendidos para ver el Super Bowl. Desde luego otros factores como la estrella de Tom Bradley, quien jugó su décimo Super Bowl y el show de medio tiempo de The Weeknd incrementaron el interés de las audiencias por el programa televisivo.

En México,  como era de esperarse, Televisa a través de TUDN arrasó con los ratings superando a su rival TV Azteca por 16%. De acuerdo con cifras de Nielsen IBOPE México, la transmisión de ‘los tres amigos’ tuvo una audiencia de 6.2 millones de televidentes durante la victoria de los Tampa Bay Buccaneers sobre los Kansas City Chiefs, mientas que Azteca tuvo 5.3 millones de espectadores.

Si bien desde la llegada de los medios electrónicos las audiencias televisivas para este tipo de eventos ha disminuido, nuevas formas de patrocinio han fortalecido el negocio publicitario y seguramente habrá Super Bowl para largo.

aaja@marielle.com

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor