JAULA. Cacería de brujas. Victorino Barrios Dávalos, contralor del Poder Legislativo mexiquense, afirmó que el año pasado fueron amonestados al menos 200 funcionarios de los 125 municipios del Edomex por abuso de autoridad, negligencia, nepotismo, corrupción y extorsión. Sólo 10% fue inhabilitado.

ESTRELLAS. Juega para ganar. Al estilo de Mario Bros., el aspirante panista Ernesto Cordero lanzó un videojuego en su página oficial. El reto es pasar tres niveles para obtener la Presidencia. 1) Matar a El Chapo, 2) enfrentarse con El Peje y 3) derrotar a Enrique Peña Nieto. Sus armas son unas bolas extrañas que destruyen al adversario con apenas rozarlo. Al final de la hazaña, un pódium, Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel, Gustavo Madero y Felipe Calderón lo esperan para festejar su triunfo. Ya veremos si así de fácil es el juego electoral.

FUEGO. Una mala mano. El secretario del Trabajo y Previsión Social en Yucatán, Miguel Rubio Zaldívar, reconoció que la falta de crecimiento económico en la entidad impide que al menos unos 6,000 jóvenes con estudios tengan empleo. El estancamiento de la economía, además, nos ha puesto en el lugar 26 con empleos peor pagados en el país , aseveró el malabarista. Por lo que se prevé aumentar esfuerzos en el programa federal México sí trabaja, México sí estudia. Lo que necesitan es ponerse las pilas en esa carpa.

QUIMERA. Ahora resulta que Marcelo Ebrard quiere ser un enviado de paz. El mandamás capitalino no soporta que Alejandra Barrales ande por los rincones como la muñeca fea, temerosa de que alguien la vea, y pide que el PRD le dé un premio de consolación: llevarla al Senado. Afirmó que Barrales tiene capacidad para ganar esa contienda y experiencia en la arena legislativa para enfrentar a quien le pongan enfrente. La asambleísta, mientras tanto, se niega a hablar de Miguel Ángel Mancera, del GDF o del PRD. ¿Qué tramará?

REGAÑADO. De regreso a la escuelita. Todo comenzó con la petición del IFAI a la Procuraduría General de información estadística de denuncias y querellas ante el Ministerio Público de la Federación, así como de cateos entre enero del 2007 y septiembre del 2011. La institución respondió con dos documentos que no incluían los datos requeridos. La malabarista comisionada del IFAI, María Elena Pérez-Jaén, se vio en la necesidad de enseñar a la institución cómo proporcionar la información. Sacaron cero.

[email protected]