La Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos señala que “La CNDH tendrá competencia en todo el territorio nacional, para conocer las quejas relacionadas con presuntas violaciones a los derechos humanos cuando éstas fueran imputadas a autoridades y servidores públicos de carácter federal, con excepción de los del Poder Judicial de la Federación. Cuando en un mismo hecho estuvieran involucrados tanto autoridades o servidores públicos de la federación, como de las entidades federativas o municipios, la competencia se surtirá en favor de la Comisión Nacional”.

Desde 1992 ha tenido siete presidentes, incluida la actual, Rosario Piedra Ibarra.

Después de casi 28 años de actuación, la CNDH ha sido incapaz de crear una cultura de respeto a los derechos humanos. Diversos estudios nacionales e internacionales reportan la violación cotidiana de dichos derechos, ya sea por acción u omisión de los organismos públicos y sus funcionarios.

El Informe Mundial 2019 de Human Rights Watch, la ONG con sede en Nueva York, anota que “Entre diciembre del 2012 y enero del 2018, la CNDH recibió más de 4,600 denuncias sobre presuntos abusos cometidos por militares. Los fiscales de la justicia penal ordinaria habían iniciado 505 investigaciones entre el 2012 y el 2016 sobre delitos y violaciones de derechos humanos cometidos por soldados, pero sólo habían obtenido 16 condenas; según una encuesta realizada por el INEGI a más de 64,000 personas que, en el 2016, estaban encarceladas, 64% informó haber sufrido algún tipo de violencia física al ser arrestada; 19% recibió descargas eléctricas; 36% fue estrangulada, sumergida en agua o asfixiada; 59% recibió puñetazos o patadas y  28% fue amenazada con la posibilidad de que hicieran daño a sus familiares. Entre diciembre del 2012 y enero del 2018, la PGR inició más de 9,000 investigaciones sobre torturas; son pocos los casos en los que, quienes cometen torturas, son llevados ante la justicia. Hasta octubre del 2018 se desconocía el paradero de más de 37,400 personas desaparecidas desde el 2006; más de 3,900 cuerpos han sido hallados en más de 1,300 fosas clandestinas desde el 2007. Hasta agosto del 2018 (la PGR) había iniciado 1,255 investigaciones, pero solamente había presentado cargos en 11 casos (de desaparición) y ninguna condena. Según la PGR, 110 periodistas fueron asesinados y 25 desaparecieron entre enero del 2000 y agosto del 2018;148 periodistas asesinados desde el 2000; ocho periodistas fueron asesinados entre enero y septiembre del 2018”.

Amnistía Internacional, la ONG defensora de los derechos humanos en 150 países con sede en Londres, califica a México como “uno de los países más peligrosos para la defensa de la tierra, el territorio y el medio ambiente”.

En su sitio web, la CNDH anota los 53 derechos civiles, económicos, sociales, culturales y ambientales que todos deberíamos disfrutar, pero que la mayoría no goza; entre ellos, derecho a la educación, salud, vivienda, alimentación, igualdad y prohibición de discriminación, de audiencia y debido proceso legal, sexuales y reproductivos, libertad de expresión e imprenta, igualdad entre mujeres y hombres...

En lo que a derechos humanos se refiere, falta mucho por hacer en México.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.