En América Latina y el Caribe, existe uno de los mercados de energía renovables más dinámicos del mundo, gracias a la diversidad energética con la que cuenta

De acuerdo con cifras del 2016, la International Renewable Energy Agency señala que la generación de energía eléctrica con energías renovables, en esta región en el 2014, fue de 817 TWh, siendo la energía hidroeléctrica la que concentró la mayor parte con 720 TWh, seguido de la bioenergía con 61 TWh proveniente en su mayoría de bagazo y otras industrias de procesamiento forestal. La energía eólica representó 25 TWh de generación de electricidad, seguida de energía geotérmica y solar con 10 TWh y 1.5 TWh, respectivamente.

Aunque la energía hidroeléctrica ha jugado un papel relevante dentro de las energías renovables en varios países latinoamericanos, la diversidad de energías renovables utilizadas para generar electricidad ha aumentado significativamente, lo que ha permitido, al complementarse, mejorar la eficiencia económica y la fiabilidad de los sistemas eléctricos.

Para el 2016, las inversiones mundiales en capacidad de generación de energía renovable comprendían 288 millones de dólares, es decir, 70% de la inversión total en generación de energía eléctrica y más de 2.5 veces de inversión en plantas de generación que emplean combustibles fósiles.

Es por ello que estos proyectos resultan ser de gran potencial para Latinoamérica, ya que, de acuerdo con Acciona (2018), se espera que la proporción de energías renovables en la generación total de electricidad en el mundo aumentará a 28% en el 2021. (Agencia Internacional de Energía, IEA, 2017).

En lo que respecta al desarrollo del sector energético en México, éste se encuentra íntimamente relacionado con el crecimiento económico y social del país. La inclusión y desarrollo de las energías renovables juegan un papel fundamental y de gran impacto en el sector eléctrico nacional, y su desarrollo será igualmente importante, en la medida en que se cubran las necesidades de la población de manera más sustentable, eficiente y con el menor costo posible.

La reducción en los costos, especialmente para la energía solar y eólica, ha permitido un considerable incremento en la participación de las energías renovables como fuentes de generación de energía limpia en México, haciendo que las energías renovables sean altamente competitivas con los combustibles convencionales en el sector eléctrico.

Según el Inventario Nacional de Energías Renovables 2015, en México, el mayor potencial probado para generación de electricidad, es decir, aquel que cuenta con estudios técnicos y económicos que comprueban la factibilidad de su aprovechamiento, se encuentra en las energías eólica y solar.

En la siguiente y última parte de este artículo, comentaré algunos datos relevantes a tener en cuenta respecto a la inversión rentable en el sector energético de México, para, posteriormente, exponer las oportunidades que presenta el financiamiento de la energía eólica y algunos ejemplos en los que FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México, impulsa el financiamiento de parques eólicos en el norte del país.

*José Luis Herrera Durán es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios de FIRA en el norte de México.

[email protected]