Como Inversión Extranjera Directa (IED) se define al capital propiedad de extranjeros que llega a nuestro país para ser invertido en establecer empresas con personal e instalaciones productivas en el territorio nacional. La IED es fija y permanece en el mediano y largo plazo.

A través de la IED es posible acceder a tecnologías de punta y esquemas modernos de comercialización, que elevan la productividad y facilitan la colocación de productos locales en los mercados internacionales.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, durante el periodo 1999-2010 se acumularon inversiones totales por 251,100 millones de dólares. Las mayores inversiones vinieron de EUA (52%), España (15%) y Holanda (13.4 por ciento).

Sin embargo, el sector agropecuario captó sólo 0.23 por ciento. Es decir, 572.6 millones de dólares. En tanto, la industria manufacturera relacionada con el sector agropecuario captó 6.83% o 17,137.9 millones de dólares.

En particular, estas inversiones se distribuyeron de la siguiente forma: cerveza y maltas, 8,808.1 millones de dólares; otros productos alimenticios, 3,914.7 millones; tratamiento y envasado de leche y sus derivados, 2,122.6 millones; mezcla de alimentos para animales, 697.1 millones; féculas y almidón, 304.3 millones; pastas y galletas, 250.1 millones; destilados de agave (tequila y mezcal), 237.4 millones; preparación de frutas y verduras, 153.8 millones; preparación de conservas y embutidos de carne, 153.2 millones; azúcar y subproductos de caña, 123.0 millones; harina de maíz, 77.1 millones; grasas y aceites vegetales, 63.2 millones; beneficio de café, 20.5 millones y otros 212.8 millones.

Las entidades que más IED agropecuaria captaron fueron: Sonora, con 116.7 millones (crianza de porcinos); Querétaro, con 102.5 millones (avicultura y porcinos); Jalisco, con 95.3 millones (agave tequilero, hortalizas y floricultura) y el Distrito Federal, con 82.1 millones (cultivos de ciclo corto y arboles frutales).

A su vez, la IED en manufacturas agropecuarias se concentra en: Distrito Federal (7,136.5 millones), Nuevo León (5,700.0 millones); Estado de México (3,185.9 millones); y Jalisco (749.2 millones).

Las reformas a la Ley de Inversión Extranjera y a la legislación agraria hacen posible el establecimiento de empresas de capital extranjero a 100 por ciento.

Sin embargo, los empresarios mexicanos pueden ofrecer ventajas competitivas por su conocimiento del ambiente de negocios y las políticas de apoyos locales para llegara a establecer coinversiones, asociaciones en participación, renta de la tierra o agricultura por contrato.

Las empresas con IED tienen una importante participación en las exportaciones nacionales y contribuyen a resolver los grandes problemas del desarrollo agropecuario: capital, tecnología y mercados. Aprovechemos la oportunidad.

*Mario Alberto Lamas Nolasco es especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]