Francia: leche contaminada por salmonela fue exportada a 83 países (enero del 2018); México: leche en polvo contaminada por radiación nuclear de Chernóbil fue importada de Irlanda por la paraestatal Conasupo a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una alerta (1986-87).

En Francia, las autoridades realizaron visitas a las plantas de Lactalis y ordenaron retirar de inmediato los productos contaminados; publicaron una lista de los nombres de los 33 bebés que fueron afectados al beber la leche y de los más de 600 lotes que se vendían en países como Colombia y Perú —hasta ahora los únicos dos países latinoamericanos afectados— también en Argelia, Marruecos, el Reino Unido, Taiwán, Rumania, Grecia, Bangladesh, China, Georgia, Haití o Paquistán.

En México, la revista Proceso reveló en abril del 2014 dos de los nombres de menores de edad que murieron al haber tomado la leche contaminada de Chernóbil: Alba Zagnithe Sánchez Mejía, de 15 años y de Maribel Torres Delgado, de 13, quienes fallecieron en el Hospital Infantil Federico Gómez en 1997 y 1999, respectivamente. Las autoridades mexicanas nunca respondieron la razón que las llevó a comprar los lotes de leche contaminada a pesar de la advertencia de la OMS. Raúl Salinas de Gortari se desempeñaba como funcionario de la Conasupo durante el escándalo.

Las reacciones en Francia y México revelan las diferencias entre la aplicación de protocolos ante graves crisis de alimentos contaminados.

Ahora es Estados Unidos. El 20 de septiembre pasado el diario The Washington Post reveló que autoridades de Maryland detectaron a un grupo de cerdos enfermos de gripe porcina. Los cerdos se encontraban en la Feria del Condado de Charles en La Plata, a una hora al sur de Washington. De acuerdo al portal WTOP, fue siete el número de personas infectadas por el virus.

El departamento de salud de Maryland dijo que es raro que la influenza porcina infecte a personas; sin embargo, es posible. “Desde el 2005, se han reportado más de 400 casos humanos de gripe porcina en los Estados Unidos. Veinte de ellos ocurrieron el año pasado en todo el país.

La agencia de noticias Associated Press publicó el 6 de octubre pasado el primer caso de gripe porcina en el estado de Michigan. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan y el Departamento de Salud del Condado de Allegan informaron que el niño infectado visitó la Feria del Condado de Allegan entre el 8 y 16 de septiembre del 2017.

Han pasado casi cinco meses y autoridades de la Casa Blanca han tratado de encubrir la información. ¿Cuál es la razón? Una de ellas es el posible impacto en las exportaciones de carne de Estados Unidos. En el 2016, México le compró 1,041 millones de dólares en carne de puerco. Al año, en México se consumen 2 millones de toneladas de carne de puerco. La capacidad de producción es de 1.3 millones de toneladas. Es la razón por la que en el 2014 México eliminó los aranceles que tenía la carne de cerdo.

Donald Trump llegó a la Casa Blanca prometiendo beneficios laborales en el comercio doméstico. Una crisis porcina en su país generaría una fuerte contracción en las exportaciones de carne.

@faustopretelin

Fausto Pretelin

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.