En los últimos años, el Estado de México ha invertido recursos en nuevas tecnologías de maíz en alta productividad, registrando producciones por arriba de 8 toneladas por hectárea

La aplicación de estas tecnologías supera ya las 70,000 hectáreas en el estado, participando para ello instituciones estatales y federales, así como empresas privadas proveedoras de insumos para la producción primaria, en coordinación con Aserca y Banco Mundial, se promueven igualmente proyectos que modernicen y mejoren el acopio y la comercialización de granos en el estado.

En lo que respecta a la modernización de equipos de valor agregado y el crecimiento de las empresas ganaderas, con la gestión de recursos de Sagarpa y los esquemas de financiamiento requeridos por las empresas ganaderas, los productores pecuarios pueden acceder a programas de fomento ganadero y bioseguridad pecuaria, donde se apoya la reducción de contaminantes y la capitalización de las empresas en varios municipios de la entidad.

Para el financiamiento y apoyo de la actividad primaria, así como de toda la cadena de valor de los productos agroalimentarios en el Estado de México, instituciones de la banca de desarrollo como FIRA, canalizan créditos a la industria restaurantera que realiza compras directamente a productores primarios o a través de empresas comercializadoras de distribución o logística, lo cual incentiva que los productores puedan vender sus productos de manera directa y generen un vínculo que les permita establecer una relación comercial estable y permanente.

Cabe señalar que de acuerdo con información de la Residencia Estatal de FIRA en el Estado de México, en el 2017, otorgaron financiamientos por 13,988 millones de pesos, distribuidos en actividades para comercialización por 4,051 millones de pesos, para industrialización por 2,028 millones de pesos, para servicios por 7,532 millones de pesos y para actividad primaria por 377 millones de pesos en microempresas, empresas familiares, pequeñas, medianas y grandes empresas.

Para el 2018, FIRA contempla tener un incremento en su colocación crediticia de 10%, en apoyo a los diferentes negocios de estos sectores a través de la banca comercial e intermediarios financieros no bancarios para facilitar el acceso al crédito, garantías y apoyos complementarios.

Por otra parte, el Estado de México cuenta con nueve pueblos mágicos, de manera que la vocación turística y el aumento en el número de visitantes pone de manifiesto el potencial de desarrollo de proyectos turísticos en diferentes localidades rurales, básicamente de infraestructura o equipamiento, ejemplo de lo anterior es el financiamiento a construcción y ampliación de hoteles, cabañas y restaurantes, entre otros.

Como puede observar el lector, el Estado de México representa una importante oportunidad de inversión en diferentes sectores económicos, entre los cuales el sector agroalimentario es sin duda uno de ellos.

*Francisco José Broll Martínez es residente estatal en el Estado de México en FIRA. “La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

[email protected]