La reactivación de la inversión privada en sectores claves de la economía nacional sería una bocanada de oxígeno puro para el gobierno de la Cuarta Transformación.

En particular, sería muy positivo que se permitiera la inversión en el sector de la energía.

¿Por qué? Porque disiparía todas las dudas que hoy existen en torno a que el gobierno mexicano incumpla con el equilibrio en las finanzas públicas, en la medida en que está inyectando una gran cantidad de recursos para rescatar a la petrolera.

El temor es que Pemex sea un pozo sin fondo y el gobierno pierda el balance presupuestal.

La inyección de capital privado al sector energético podría derivar, en el tiempo, en que Pemex recupere su grado de inversión. Y que se reduzca el riesgo en torno a la nota soberana.

Ayer se registraron un par de señales que indican que podría reactivarse la inversión privada en varios sectores importantes de la economía, incluido el energético.

Fueron emitidas por dos de los más altos funcionarios del gobierno mexicano, que son identificados como parte del ala moderada del gobierno de la Cuarta Transformación.

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, por una parte.

Y Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda por la otra.

Pemex no puede solo

El primero emitió una declaración contundente: “(Pemex) no puede solo, necesita la inversión privada. Es un deber y una obligación ayudar a Pemex. Tenemos un año para reponerlo y vamos a recuperar su grado de inversión”, dijo durante su participación en la Reunión Nacional de Consejeros Nacionales de BBVA, que redefine su imagen corporativa sin el apellido Bancomer.

Romo lo tiene muy claro. Dijo que si Pemex pierde su grado de inversión, perdería 8 de cada 10 pesos de inversión.

Por su parte, el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, reveló que existe un plan para atraer inversión privada en los sectores de comunicaciones, transporte y energético.

Los anuncios que realizará el gobierno mexicano, dijo el funcionario, serán sobre proyectos para hacer asociaciones, concesiones, desdoblamiento de concesiones y bursatilizaciones, los cuales pueden ser de largos periodos y pueden ser desde la contratación de servicios, Asociaciones Público Privadas y hasta asociaciones de cuasi capital.

Su eventual cumplimiento daría un impulso extraordinario a la economía mexicana, que hoy registra una severa contracción.

Desmentidos previos

Si no los desmiente el presidente de la República, López Obrador, las declaraciones que hicieron los altos funcionarios mexicanos estarían reflejando una nueva ruta, en el sentido correcto, que llevarían a un mayor crecimiento económico y un menor riesgo país.

Ambos, Romo y Herrera, en otras ocasiones, han sido desmentidos públicamente por el presidente de la República. Esperemos que en esta ocasión no sea el caso.

Si no son desmentidos, la reactivación de la participación de la Iniciativa Privada en sectores importantes de la economía se traduciría en una fuerte señal de confianza a las inversiones privadas, nacionales e internacionales, que se han mantenido cautelosas.

La cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, la suspensión de las rondas petroleras y de la apertura en el sector de energía eléctrica, y las invitaciones restringidas para participar en las grandes obras de infraestructura del gobierno lopezobradorista, entre otros factores, han provocado incertidumbre entre los inversionistas.

Y aunque se han registrado anuncios de inversiones de grandes empresas como Nestlé, Pepsi, Coca-Cola y en las últimas horas de la acerera Mittal, lo cierto es que en su mayoría se trata de compañías trasnacionales que participan en los sectores de consumo, que son los que más resisten los cambios drásticos de gobiernos y modelos económicos, en la medida en que comercian productos cuya demanda se mantiene prácticamente sin cambios.

Si son correctas las señales enviadas por Romo y Herrera, implicaría un radical y positivo viraje del gobierno de la Cuarta Transformación. ¡A ver!

ATISBOS

PLUSVALÍAS.- A pesar de la volatilidad de los mercados financieros nacionales y de las amenazas arancelarias de EU, le puedo adelantar que  en los días transcurridos de este mes (1 al 10 de junio), las afores han registrado plusvalías de 44,625 millones de pesos, de acuerdo con cifras de Consar, que preside Abraham Vela.

Con ello, en lo que va del año las plusvalías ya alcanzan 248,434 millones de pesos, que sumadas a las de diciembre del año pasado representan un incremento en el ahorro de los trabajadores de 276,966 millones de pesos.

Otro dato muy relevante que seguro dará tranquilidad a los ahorradores y los mercados financieros: la exposición de las afores a la deuda emitida por Pemex asciende a 23,638 millones de pesos.

Aunque esta cifra suena alta, tan sólo representa 0.67% (menos de 1%) del total de los activos invertidos por las siefores, los cuales ya superan 3.5 billones de pesos.

Este porcentaje se encuentra muy por debajo del límite de 10% establecido por la Consar en el régimen de inversión al que se deben sujetar las afores.

Esto es importante porque muestra que las afores han sido cautelosas en la gestión de los riesgos a los que pudieran estar expuestos los ahorros de los trabajadores.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.