China aprovecha la crisis provocada por la pandemia para posicionarse como un líder mundial en lo económico y en lo moral. La tendencia mundial de “Gracias China” con aproximadamente más de 470,000 twits en los últimos 90 días, podría ser un buen indicador de un mundo que está cambiando, y de un país que, después de haber sido el primero en caer en la pandemia, se está recuperando antes que nadie, y su Plan Marshall podría venir en 5G.

Porque, después de todo, ¿Quién podría reclamarle algo en cuestión de derechos humanos a un país que se ha preocupado por el mundo ante un Estados Unidos ausente?

Parece que China a superado el maestro y creo que, de seguir los tiempos así, el tablero geopolítico del mundo podría cambiar y al igual que en otras ocasiones dar origen a un nuevo orden mundial.

Así es como surgió Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y la historia ha demostrado que, aquí, el golpe no avisa y que China tampoco da pasos sin huarache.

Porque “casualmente”  produce casi la mayoría de los productos con los que está ayudando al mundo y de está manera logra unificar un modelo económico orientado al exterior, con la activación de la economía interior que se da cuando el gobierno u otros países le compran a los fabricantes locales para el mismo fin y así es como una economía que se estaba frenando ha dejado de hacerlo.

Por otro lado, la actuación de Huawei no es menor. La multinacional ha acompañado los esfuerzos del gobierno en una diplomacia empresarial que la ha humanizado y le ha dado un valor moral como marca que sin duda tendrá su recompensa en términos del 5G

¿Quién podría vetarlos después de la ayuda?

La alianza de los 5 ojos, liderada por Estados Unidos e integrada por Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, podría dividirse aún más. Recordemos qué, después del Brexit, Reino Unido decidió mantener a Huawei en el desarrollo de esta tecnología.

La bandera de la solidaridad China brilla sobre el egoísmo Trumpista y da como resultado un contraste moral que el gigante asiático ha sabido capitalizar.

Fue al rescate de Italia y del resto de Europa, incluso antes que los mismos europeos, y su aliado tradicional Estados Unidos. Experiencia que ha sido compartida también por México.

Porque China nos ayudó con ventiladores y con 50,000 kits para hacer exámenes. Justo cuando éramos el país con el menor número de pruebas registradas en el mundo.

¿Dónde está Jared Kushner?

¿Qué no era muy amigo de muchos en este país?

¿Por qué no viene a sus reuniones importantes?

¿Será porque China también ha tenido que ayudar a los neoyorquinos?

Me parece que la diferencia entre esta “bondad” y esta indiferencia mundial está en el tiempo de entrada y salida de la pandemia y, también en el tiempo necesario, para reactivar la economía. Haciendo esto de China el único país que, tal vez, podría ayudar al mundo en un futuro cercano.

¿Qué pasará con los países no desarrollados?

Recordemos que el brote de Coronavirus aún no llega a su máxima expresión en África y América Latina y lo ocurrido en Europa podría ser peor en estas latitudes por el terrible rezago en salud, la acción tardía de los gobiernos, y la poca fuerza para disciplinar a la población y lograr que se guarde una sana distancia para lograr frenar los contagios.

El Plan Marshall podría estar en 5G y comenzar con “Gracias China.”

El último en salir apague la luz.

@HenaroStephanie