En 1967 John Lennon tenía ganas de continuar con sus incursiones en el cine y trató de convencer a sus compañeros de grupo de hacer una adaptación de El Señor de los Anillos. En su versión, que contemplaba a Stanley Kubrick en la silla de director, Lennon sería el atormentado Gollum, Paul McCartney y Ringo Starr interpretarían a los hobbits Frodo Baggins y su fiel compañero Samwise Gamgee, mientras que George Harrison daría vida al mago Gandalf. El cuarteto no consiguió los derechos para realizar este proyecto y la épica de J. R. R. Tolkien tendría que esperar hasta que fue finalmente concretada a principios de siglo por el neozelandés Peter Jackson. Quién hubiera pensado que más de medio siglo después el propio Jackson emprendería su propia odisea de realizar un documental y desentrañar el material filmado por Michael Lindsay-Hogg en 1969 para tratar de reimaginar el capítulo final en la historia de The Beatles.

Las incursiones de The Beatles en el cine ayudaron a construir algunos mitos en la iconografía de las bandas de rock. A Hard Day’s Night y Help nos mostraron a la banda de rock como una pandilla que vivía en una pequeña burbuja aislados del mundo y al que le pasaban una serie de peripecias: como ser asediado por sus fanáticos o cómo es la vida de un artista de gira y qué hacen entre sus conciertos. Incluso la experimental Magical Mystery Tour y la animada Yellow Submarine reforzaban ese concepto de la banda como un ecosistema perfectamente funcional, simpático y sumamente exitoso que operaba en otra aparente dimensión. Aunque todas eran ficciones construidas como parte de la imagen idílica e inalcanzable que transmitían los grupos de rock o los artistas pop del momento, The Beatles sentó un precedente sobre cómo se construyen estas narrativas entre una banda de rock y sus audiencias.     

Cuando se estrenó Let It Be la imagen que se presentaba del grupo ya no era de aquella pandilla de amigos unidos por la música. Aquí veíamos las frígidas relaciones entre sus integrantes con intereses musicales que se alejaban entre sí y personalidades desgastadas por años de estar frente al ojo público que documentaba y seguía cada movimiento que hacían. Los malos contratos, una mala gestión de las finanzas de la banda y una larga lista de problemas que se acumularon tras la muerte de su mánager Brian Epstein cuando la banda trató de asumir parte de la empresa ayudaron a que el sueño implosionara y lo que quedaba relegado para el final eran las ganas de hacer música. Pero cuando los astros se alineaban, Lennon, McCartney, Harrison y Starr seguían teniendo una química musical inigualable.  

La lente de Michael Lindsay-Hogg capturó mucho más de lo que Let It Be nos dejó ver. “En muchos sentidos, el extraordinario pietaje de Michael Lindsay-Hogg capturó múltiples narrativas”, escribió Peter Jackson en un texto. “Es una historia de amigos e individuos, un relato de fragilidades humanas, de una asociación divina y un detallado recuento del proceso creativo de componer canciones icónicas bajo presión y bajo el clima social de principios de 1969, pero no es nostalgia”.

Jackson pasó tres años sumergido en una sala de edición en la revisión y restauración de más de 60 horas de material inédito y también tuvo acceso a más de 150 horas de grabaciones de audio que fueron minuciosamente restauradas. The Beatles: Get Back explora a lo largo de 6 horas una nueva mirada a ese momento en una de las bandas de rock más importantes del siglo XX. En aquellas sesiones en los estudios Twickenham y Abbey Road, la banda dejó las bases para sus últimos dos álbumes —Abbey Road y Let It Be— y dio su último concierto en la azotea de Apple, que aquí veremos en su totalidad por primera vez.   

50 años después de su separación, la historia de The Beatles sigue guardando muchos secretos que sólo esperan a los exploradores correctos para desempolvar estos tesoros musicales que nos siguen obsesionando y enloqueciendo como la primera vez que los oímos. 

antonio.becerril@eleconomista.mx 

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea

Lee más de este autor