Ante la deforestación y pérdida de biodiversidad, entre otras afectaciones derivadas del cambio climático, es necesario modificar nuestros sistemas productivos bajo un esquema de desarrollo sustentable, para que sean económicamente rentables, socialmente aceptables y ecológicamente viables

Desde el punto de vista económico, la ganadería a nivel mundial contribuyó con un Producto Interno Bruto (PIB) total de 1.4% en el 2005. Dentro del PIB agrícola con 40% y su tasa de crecimiento (1995-2005) fue de 2.2% anual. A su vez, representó 17% de los ingresos en cuanto a las exportaciones agropecuarias durante el 2004. (Zalapa Ríos, 2012. “La ganadería y el desarrollo sustentable”)

Entre otros aspectos, el reporte Livestock’s Long Shadow: Environmental Issues and Options, (LEAD) publicado por la FAO, destaca que la importancia de la ganadería radica en el gran número de pobres dedicados a la actividad: 987 millones de habitantes (15.2%) y 1,300 millones en total (20%) de la población mundial del 2006 (6,500 millones de habitantes totales). Adicionalmente, la ganadería suministra un tercio del consumo mundial de proteínas (33%) y 17% de la energía. Esta proteína es de alta calidad y ayuda en el proceso de transición nutricional. (FAO, 2006).

En el aspecto medioambiental, LEAD subdivide el impacto de la ganadería en cuatro aspectos principales: el uso de suelo y el cambio de uso de suelo, atmósfera y clima, agua y biodiversidad. La ganadería es con gran diferencia, afirma el informe, la actividad humana que ocupa una mayor superficie de tierra, 26% de la superficie terrestre libre de glaciares del planeta, a lo que se añade que 33% del total de tierra cultivable produce forrajes que, en suma, representa que a la ganadería se le dedica 70% de la producción agrícola y en total 30% de la superficie terrestre del planeta.

Algunos sectores apoyan la idea de que la ganadería es la actividad productiva que más deteriora el medio ambiente.

Aun cuando los datos pudieran ser contundentes, debemos dejar claro que el desarrollo de la ganadería sustentable es una vía para lograr un desarrollo armónico con el medio ambiente y para ello, habremos de citar que el término “desarrollo sustentable” fue utilizado por primera vez en 1987 en el informe Brundtland y fue definido como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones. El manejo del ganado, implica un cambio muy importante principalmente ecológico y de contexto económico y social para el desarrollo. (ONU, 1987)

Ante esta situación el Centro de Desarrollo Tecnológico la Noria de FIRA en Tamuín, San Luis Potosí, aplica tecnologías de manejo, que con su integración se trata de lograr la sustentabilidad ganadera.

*Mario Guillermo Morelos López es jefe del Centro de Desarrollo Tecnológico la Noria de FIRA. La opinión expresada corresponde al autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]