Grecia consiguió la Eurocopa 2004; Portugal quedó en cuarto lugar en la Copa Mundial 2006, y España obtuvo la Eurocopa 2008, después de que el entrenador Luis Aragonés hizo una reforma estructural en el futbol español.

Según The World Cup and economics 2010 (Goldman Sachs), la probabilidad de que España gane la Copa Mundial 2010 es la segunda más alta, después de Brasil.

En esta competencia, los equipos de España, Grecia y Portugal compiten en grupos diferentes (H, B y G). Sus posibilidades de ser campeones también son distintas; por eso, las apuestas difieren (precios en www.ladbrokes.com el jueves pasado, antes del primer partido: 5, 23 y 201). No obstante, estos países de la Unión Europea tienen algo en común: dificultades económicas graves.

En un comunicado del Fondo Monetario Internacional (7 de junio del 2010), se afirma que la crisis actual del área del euro es el resultado de: políticas fiscalmente insostenibles en algunos países; retraso en el arreglo del sistema financiero; progreso insuficiente para establecer la disciplina y la flexibilidad necesarias para un funcionamiento fluido de la unión monetaria, y gobierno (governance) deficiente del área del euro.

Esa declaración ( Concluding statement of the IMF mission on euro-area policies ) no menciona a España, Grecia y Portugal. Pero no hace falta, en otro documento de esta institución ( Fiscal monitor , 14 de mayo del 2010), se informa que en estas tres naciones, las finanzas públicas no están sanas, ya que sus gobiernos gastan mucho más de lo que recaudan, por ejemplo:

a) El déficit en el 2009 fue muy grande (11.4, 13.6 y 9.4% del PIB) y se prevé que lo siga siendo este 2010, aunque en menor medida (10.4, 8.1 y 8.8%); b) La deuda bruta de los gobiernos en esos países aumentará: en España de 55.2% del PIB en el 2009 a 94.4% en el 2015; en Grecia de 115.1 a 140.4%, en el mismo lapso, y en Portugal, de 77.1 a 98.4 por ciento.

Según otro informe del FMI ( Economic outlook , abril del 2010), estas economías también tienen desequilibrios externos (cada año necesitan financiarse en el exterior en grandes cantidades): el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos de España pasará de 5.1% del PIB en el 2009 a 5.3% en el 2010; el de Grecia, de 11.2 a 9.7%, y el de Portugal, de 10.1 a 9.0 por ciento.

Los excesos del pasado reciente tienen costos: España y Grecia tendrán recesión en dos años consecutivos: su PIB bajó en el 2009 y disminuirá en el 2010 (3.6 y 0.4%; 2.0 y 2.0 por ciento). Y el de Portugal, que no creció en el 2008, descendió 2.7% en el 2009 y sólo aumentará 0.3% en el 2010.

Estas economías requieren ajustes estructurales, medidas de política como las que John­ Williamson incluyó bajo el término Washington consensus, relacionadas con: déficit fiscal, prioridades del gasto público, reforma fiscal, tasas de interés, tipo de cambio, política comercial, Inversión Extranjera Directa, privatización, desregulación y derechos de propiedad ( What Washington means by policy reform , http://www.piie.com/)

¿Los gobernantes de España, Grecia y Portugal creen en la disciplina fiscal? Los acreedores sí.

Según el Banco de Pagos Internacionales

( http://www.bis.org/statistics/consstats.htm) los bancos europeos tienen riesgos enormes en países con problemas fiscales. España debe principalmente a bancos alemanes y franceses y su deuda es mucho mayor que la de Portugal y Grecia.

[email protected]