Durante las últimas dos décadas, nuestras vidas han transitado gradualmente de una realidad presencial, por así llamarla, a una realidad digital. Lo que podría haber parecido hace 20 o 30 años como una historia de ciencia ficción, fruto de una rica imaginación, es ahora nuestra cruda realidad. Y la pandemia ha sido el mejor catalizador que las empresas digitales hubieran imaginado.

De acuerdo con datos del Foro Económico Mundial el incremento en uso de servicios digitales ha sido extremadamente notorio en las siguientes actividades cotidianas: en la atención médica, un aumento del 490% en las visitas de atención urgente de telemedicina; en socialización un aumento del 75%  y en el comercio minorista, las transacciones en línea aumentaron un 74% a nivel mundial. En el mundo del trabajo, el Informe de movilidad de Ericsson mostró que el 60% de los trabajadores administrativos aumentaron el uso de las videollamadas.

Por otra parte, a nivel educativo, más de mil doscientos millones de estudiantes están cursando sus estudios en línea. Incluso antes de Covid-19, ya había un importante crecimiento y adopción en la tecnología educativa, con inversiones globales en tecnología  que alcanzaron los 18.660 millones de dólares en 2019 y se proyectaba que el mercado general para la educación en línea alcanzaría los 350.000 millones de dólares en 2025. 

Si bien gran parte de nuestras actividades pueden ser trasladadas al plano digital exitosamente, e incluso emociones, sentimientos y vivencias pueden ser promovidos y experimentados a través de una computadora o un smartphone, la realidad es que hay industrias que tardarán años en lograr recuperarse o reinventar su propósito.

La industria de los medios, desde los creadores de contenido hasta los distribuidores, se ha visto gravemente afectada. Si bien la demanda de contenido por parte de los consumidores se ha disparado, los ingresos por publicidad han disminuido drásticamente. Ya no hablemos de eventos deportivos, culturales o incluso la tragedia por la cual las salas de cine están pasando. Estas empresas tendrán una enorme tarea 

En cuestión de turismo,  a raíz de la pandemia, China ha visto el número de viajes en avión desplomarse en un 70% vs 2019. En Estados Unidos, en promedio las cifras de personas viajando todos los días alcanzan solo 60% de los viajeros registrados en 2019. Si bien múltiples esfuerzos publicitarios se hacen a nivel digital en la industria del turismo, difícilmente podremos decir que conocemos un país si no pisamos su suelo.

La pandemia y la digitalización nos recuerdan la importancia de los equilibrios en todos los ámbitos de la actividad humana.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor