El presidente venezolano, Hugo Chávez, se ha decidido y la duda ha quedado despejada. Ha elegido como su sucesor, en caso de faltar, al actual canciller Nicolás Maduro (Caracas, 1962), quien ahora también lo acompañará como Vicepresidente en su cuarto mandato, que va del 2013 al 2019.

La Constitución de Venezuela establece que si el Presidente renuncia o muere en los cuatro primeros años de su gobierno se cita a nuevas elecciones, pero si ocurre en los dos últimos toca al Vicepresidente terminar el periodo. Maduro, en el primer caso, sería el candidato chavista y en el segundo el sustituto.

Así se pone fin a una carrera impulsada por el mismo Chávez entre cinco posibles sucesores: el propio Maduro; Elías Jaua, quien era el Vicepresidente; Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional; Adán Chávez, hermano del Presidente y gobernador de Barinas, y Rafael Ramírez, ministro de Petróleo y Minas.

Maduro ha sido Canciller desde el 2006 y en los últimos tres años se le identifica como el Ministro más cercano a Chávez. Él fue el encargado de anunciar el cáncer del Presidente, en junio del 2011, y siempre lo ha acompañado a las operaciones y quimioterapias realizadas en Cuba.

Se sabe que Maduro era el candidato de Fidel y Raúl Castro, los dirigentes cubanos, y que ese apoyo resultó factor importante en la decisión que ahora ha tomado el Presidente venezolano. La presencia cubana en Venezuela se afianza con este nombramiento.

En la elección influye también que el nuevo Vicepresidente lidera al sector mayoritario, el más moderado, del Partido Socialista Unido Venezolano (PSUV), que es el fundado por Chávez, que reúne a exmilitares y civiles. Lo que más influye, con todo, es que el Presidente ha visto en él a su hombre más leal.

El ahora Vicepresidente fue chofer del Metrobús, que alimenta el servicio del Metro de Caracas, y llegó a ser el Presidente de su sindicato de la empresa. Se incorpora al chavismo tras el intento frustrado de golpe de Estado en contra del Presidente Carlos Andrés Pérez.

En 1999 formó parte de la Asamblea Nacional Constituyente y en el 2000 fue electo Diputado del nuevo Parlamento unicameral. En enero del 2006 fue designado Presidente del Poder Legislativo al que renuncia meses después para ocupar el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores.

A Maduro se le considera un político carismático y también como un hombre afable y paciente, que viene desde abajo y se ha hecho a sí mismo. Chávez, el día de su nombramiento, el pasado 10 de octubre, se refirió a él como miren dónde va Nicolás, el autobusero Nicolás. Era chofer de autobuses en el Metro... .

Todo indica que el nuevo Vicepresidente pasó todos los exámenes de confianza que impuso Chávez y que éste lo considera su mejor carta para sucederlo, en caso de faltar, y continuar el proyecto de la Revolución Bolivariana. Los venezolanos en su momento decidirán.

Twitter: @RubenAguilar