Ser músico de moda en los años 60, viajar por todo el mundo, tener un auto de lujo, ser popular y tener miles de fanáticos, entre otras cosas, era como los estadounidenses definían a una estrella de rock o rockstar, término utilizado desde hace más de 50 años.

Fue justo en esa época que nacía en Estados Unidos el rockstar en las inversiones, conocidos como REIT (Real Estate Investment Trust, por su sigla en inglés), con el objetivo de fomentar la inversión en proyectos inmobiliarios a gran escala tanto comercial como industrial. Fue tanto el interés de los inversionistas por este vehículo que hoy en día otras geografías apuestan por estas alternativas de inversión.

En México se conocen como fideicomisos de infraestructura y bienes raíces (fibras), que son destinados al financiamiento para el arrendamiento y construcción de bienes inmuebles, donde el ingreso proviene de la renta de los mismos.

Estos instrumentos de inversión se colocan en la Bolsa Mexicana de Valores, sus acciones son conocidas como Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios, tienen un plazo indefinido y tanto los inversionistas mexicanos como los extranjeros pueden adquirir los fibras.

Los fibras ofrecen rendimientos a tasa fija, derivado del arrendamiento y rendimientos a tasa variable proveniente de la plusvalía de los bienes inmuebles. Hoy existen en el mercado 14 fibras y representan 1.33% del Producto Interno Bruto de México y este tipo de inversiones ofrece ventajas e importantes áreas de oportunidad.

Existen diferentes tipos de fibras: oficinas, comerciales, hoteles y desarrollos, que ofrecen diversificación con un horizonte de inversión de largo plazo y es una alternativa por la cual se puede tener acceso al mundo de los bienes raíces, invirtiendo con montos accesibles y estando exentos del Impuesto sobre la Renta.

Si se quiere diversificar un portafolio de inversión, sería adecuado participar con un cierto porcentaje en este instrumento que vaya de acuerdo con el perfil del inversionista y estando muy conscientes de que son inversiones de largo plazo.

Los fibras también son un vehículo de inversión para los fondos de ahorro para el retiro, pues invertir en ellos puede ofrecer certidumbre y las afores podrían determinar el porcentaje de participación en éstos.

Sin duda, los fideicomisos de infraestructura y bienes raíces han transformado el mercado inmobiliario en México y tenido un impacto importante en el mercado de capitales. Este rockstar de las inversiones continúa brillando, ya que en este 2019 ha sido la estrella del mercado por los rendimientos que ha ofrecido, ha sido defensivo ante factores como la incertidumbre en las negociaciones comerciales entre EU y China y se ha visto beneficiado por la expectativa de bajas en tasas de interés principalmente en México y Estados Unidos.

*La autora es VP investment relations / client strategy. BBVA Asset Management.