Nadie debería esperar que la pandemia altere, y mucho menos revierta, las tendencias que eran evidentes antes de la crisis. El neoliberalismo continuará su muerte lenta, los autócratas populistas se volverán aún más autoritarios y la izquierda continuará luchando para diseñar un programa que atraiga a la mayoría de los votantes.

Cambridge - Las crisis vienen en dos variantes: aquellas para las que no podríamos habernos preparado porque nadie las había previsto y aquellas para las que deberíamos haber estado preparados porque, de hecho, se esperaban. El Covid-19 está en la última categoría, sin importar lo que diga el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para evitar la responsabilidad de la catástrofe en curso. Aunque el coronavirus en sí mismo es nuevo y el momento del brote actual no pudo haberse previsto, los expertos reconocieron que era probable una pandemia de este tipo.

1. SARS, MERS, H1N1, ébola y otros brotes habían brindado una amplia advertencia. Hace 15 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) revisó y mejoró el marco global para responder a los brotes, tratando de corregir las deficiencias percibidas en la respuesta global experimentada durante el brote de SARS en el 2003.

En el 2016, el Banco Mundial lanzó un Servicio de Financiamiento de Emergencia para Pandemias para brindar asistencia a los países de bajos ingresos ante las crisis de salud transfronterizas. Más notoriamente, sólo unos meses antes de que surgiera el Covid-19 en Wuhan, China, un informe del gobierno de Estados Unidos advirtió a la administración Trump sobre la probabilidad de una pandemia de gripe en la escala de la epidemia de gripe de hace 100 años, que mató a unas 50 millones personas en todo el mundo.

Al igual que el cambio climático, el Covid-19 fue una crisis que se esperaba sucediera. La respuesta en Estados Unidos ha sido particularmente desastrosa. Trump restó importancia a la gravedad de la crisis durante semanas. En el momento en que las infecciones y las hospitalizaciones comenzaron a dispararse, el país se encontró severamente escaso de kits de prueba, máscaras, ventiladores y otros suministros médicos.

Estados Unidos no solicitó kits de prueba puestos a disposición por la OMS y no pudo producir pruebas confiables desde el principio. Trump se negó a usar su autoridad para solicitar suministros médicos de productores privados, lo que obligó a los hospitales y las autoridades estatales a luchar y competir entre sí para asegurar los suministros.

Los retrasos en las pruebas y los bloqueos también han sido costosos en Europa, con Italia, España, Francia y el Reino Unido pagando un alto precio. Algunos países de Asia oriental han respondido mucho mejor. Corea del Sur, Singapur y Hong Kong parecen haber controlado la propagación de la enfermedad a través de una combinación de pruebas, rastreo y estrictas políticas de cuarentena.

También han surgido interesantes contrastes dentro de los países. En el norte de Italia, a Veneto le ha ido mucho mejor que a la cercana Lombardía, en gran parte debido a pruebas más exhaustivas y a la imposición anterior de restricciones de viaje. En Estados Unidos, los estados vecinos de Kentucky y Tennessee reportaron sus primeros casos de Covid-19 con un día de diferencia. A fines de marzo, Kentucky tenía sólo una cuarta parte del número de casos que Tennessee, porque el estado actuó mucho más rápido para declarar un estado de emergencia y cerrar los alojamientos públicos.

Sin embargo, en su mayor parte, la crisis se ha desarrollado de una manera que podría haberse anticipado a partir de la naturaleza predominante de la gobernanza en diferentes países. El enfoque incompetente, torpe y engreído de manejar la crisis no podría haber sido una sorpresa, tan letal como lo ha sido. Del mismo modo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, igualmente vanidoso y mercurial, ha continuado minimizando los riesgos.

Por otro lado, no debería sorprendernos que los gobiernos donde todavía existe una confianza pública significativa, como en Corea del Sur, Singapur y Taiwan, hayan respondido más rápido y de manera más efectiva.

La respuesta de China fue típicamente china: supresión de información sobre la prevalencia del virus, un alto grado de control social y una movilización masiva de recursos una vez que la amenaza se hizo evidente. Turkmenistán ha prohibido la palabra “coronavirus”, así como el uso de máscaras en público. El húngaro Viktor Orbán ha capitalizado la crisis al reforzar su control del poder, al disolver el Parlamento luego de otorgarse poderes de emergencia sin límite de tiempo.

La crisis parece haber puesto en relieve las características dominantes de la política de cada país. Los países se han convertido en versiones exageradas de sí mismos.

Esto sugiere que la crisis puede llegar a ser un hito en la política y la economía global de lo que muchos han argumentado. En lugar de poner al mundo en una trayectoria significativamente diferente, es probable que intensifique y afiance las tendencias ya existentes.

Eventos importantes como la crisis actual engendran su propio “sesgo de confirmación”: es probable que veamos en la debacle del Covid-19 una afirmación de nuestra propia cosmovisión. Y podemos percibir signos incipientes de un futuro orden económico y político que tanto hemos deseado.

Por lo tanto, aquellos que desean más bienes públicos y gubernamentales tendrán muchas razones para pensar que la crisis justifica su creencia. Y aquellos que sean escépticos del gobierno y denuncien su incompetencia también verán confirmadas sus opiniones anteriores.

Quienes deseen una mayor gobernanza global alegarán que una salud más sólida del régimen público internacional podría haber reducido los costos de la pandemia. Y aquellos que buscan estados-nación más fuertes señalarán las muchas formas en que la Organización Mundial de la Salud parece haber manejado mal su respuesta (por ejemplo, tomando las afirmaciones oficiales de China al pie de la letra, oponiéndose a las prohibiciones de viaje y argumentando en contra de las máscaras).

En resumen, el Covid-19 puede no alterar, mucho menos revertir, las tendencias evidentes antes de la crisis. El neoliberalismo continuará su muerte lenta. Los autócratas populistas se volverán aún más autoritarios. La hiperglobalización permanecerá a la defensiva a medida que los estados nacionales reclamen espacio político. China y Estados Unidos continuarán su curso en ruta de colisión. Y la batalla dentro de los estados-nación entre oligarcas, populistas autoritarios e internacionalistas liberales se intensificará, mientras que la izquierda lucha por diseñar un programa que atraiga a la mayoría de los votantes.

El autor

Dani Rodrik, profesor de Economía Política Internacional en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, es autor de Straight Talk on Trade: Ideas for a Sane World Economy.