Si de algo podemos estar seguros es que tanto la creatividad como la innovación son fundamentales para conseguir ese futuro sostenible con el que soñamos, y bajo esta misma premisa, la Organización de las Naciones Unidas designó el 21 de abril como el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación para promover el pensamiento creativo multidisciplinario que nos ayudará a crear eso que anhelamos como futuro próximo.

A partir del 2017, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió destinar esta fecha para todo aquello que vaya desde la expresión artística para la resolución de problemas en el contexto del desarrollo económico, social y sostenible con la finalidad de reconocer que tanto la creatividad como la innovación, ya sea a nivel individual o grupal, se han convertido en la verdadera riqueza de las naciones.

Tras detectar que existe una necesidad urgente de encontrar nuevos cauces de avance que estimulen estas dos áreas en la búsqueda de un crecimiento y desarrollo sostenibles, equitativos e inclusivos para el mundo, Naciones Unidas reitera el potencial de la cultura como disparador del progreso, probando que existe un sector productivo valioso y considerablemente fuerte en las actividades y recursos culturales y creativos.

Creatividad e innovación

A pesar de tener definiciones distintas, la creatividad y la innovación se necesitan para subsistir; la creatividad genera esas ideas y pensamientos originales y la innovación los pone en marcha para hacerlos una realidad. Algo completamente innegable es que la creatividad se ha convertido en una fuerza poderosa capaz de transformar la economía del mundo, vía la generación de empleos y de ingresos a través de nuevos medios de comunicación, productos audiovisuales, diseño, artes escénicas, la industria editorial y las artes gráficas; la economía creativa está modificando la manera en que los países reconocen su aportación en el desarrollo social inclusivo, así como en el diálogo y entendimiento de sus pueblos.

La UNESCO, en un informe sobre la cultura y el desarrollo sostenible, hace mucho más evidente la necesidad de que las industrias culturales como las creativas deben formar parte de las estrategias de crecimiento económico de los países debido los ingresos y empleos que generan para así poder aprovechar su potencial y conseguir rentabilidad económica y combatir eficazmente los grandes problemas del mundo.

A manera de conmemorar este día, Naciones Unidas promueve cinco ideas capaces de cambiar el mundo, entre ellas está un barco de nueve metros de eslora que fue construido con basura reciclada del mar y sandalias de plástico y que ha navegado ya 500 kilómetros por el océano Índico, el uso de drones para combatir a los mosquitos que transmiten enfermedades como el zika en zonas urbanas y rurales de Brasil, y un esquema de recolección y reciclaje de ropa, así como la innovación en materiales para cambiar la industria de la moda, la segunda más contaminante del mundo.

Como podemos ver, un enfoque creativo ha demostrado su alta eficacia y eficiencia en distintos mercados; las ideas creativas son un requisito previo para los negocios y para la industria en general, se consideran como una potente máquina capaz de mover la economía ya sea a nivel nacional o internacional. La creatividad es un activo intangible que ayuda a reducir tiempos y costos a la vez que genera importantes ganancias, y existen cientos de casos que demuestran cómo las ideas creativas e innovadoras tienen la capacidad de transformar y superar los resultados esperados.

Un día para conmemorar

El Día Mundial de la Innovación y la Creatividad es el marco idóneo para voltear a ver a estos dos rubros como herramientas esenciales capaces de impulsar el crecimiento económico, brindar oportunidades a toda la población sin distinción alguna y ser un camino para hacerle frente a los grandes problemas que enfrenta hoy el mundo, como la pandemia ocasionada por el Covid-19, la pobreza, el analfabetismo o el hambre.

Es un día en que debemos promover la innovación, la creatividad y el emprendimiento, hoy más que nunca necesitamos a hombres y mujeres creativos e innovadores capaces de pensar diferente, de cambiar el mundo, que no tengan miedo a equivocarse y que hagan de la competitividad una forma de vida. Necesitamos su inspiración para que nosotros también podamos conseguir vivir de manera más creativa, dando paso a la innovación y al desarrollo y poner así nuestro granito de arena para vivir en un mundo mejor.