El acuerdo firmado entre México y Estados Unidos el viernes pasado estipula que “aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México, donde podrían esperar la resolución de sus solicitudes de asilo. México (...) autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo. México (...) ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos”.

¿Cuántos migrantes permanecerán en México en espera de que se les conceda o no asilo en EU? ¿Cuánto tiempo estarán en nuestro país? ¿Qué pasará con aquellos a quienes se le niegue el asilo? ¿Permanecerán indefinidamente en México o serán deportados a su país de origen? ¿Qué sucederá con los migrantes cuyos hijos nazcan en México durante su espera y no obtengan el asilo en EU? ¿Dónde van a vivir mientras esperan la resolución de asilo, proceso que a veces puede tardar hasta siete años? ¿Qué oportunidades laborales se les darán si hoy 60% de la población económicamente activa mexicana trabaja en la economía informal ante la escasez de empleos formales? ¿Qué dependencias van a proporcionarles los servicios de salud y cuál será la cobertura de los mismos? ¿Qué tipo de educación se les dará a los migrantes, primaria, secundaria, preparatoria y universitaria? ¿En dónde estudiarán?

Lo primero que debe determinarse es el número de migrantes que disfrutarán de la esplendidez del pueblo mexicano. De entrada, el gobierno estadounidense ya anunció que va a mandar a 8,000 personas a México.

De acuerdo con el subsecretario de Derechos Humanos y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, Estados Unidos enviará a México, en los próximos meses, unos 50,000 migrantes en espera de asilo, aunque aclaró que no tiene una cifra exacta.

Esa cifra se ve pequeña si se considera que tan sólo en mayo las autoridades migratorias estadounidense detuvieron a 144,278 personas, 32% más que en abril. De ese total, 132,887 fueron capturados por agentes de la Patrulla Fronteriza después de ingresar ilegalmente a EU, y 11,391 fueron clasificados como “inadmisibles” después de llegar a los puertos de entrada.

Es muy probable que nos los envíen muy pronto, junto con gran parte de las 348,024 personas que fueron detenidas entre enero y abril pasado.

Y hay más. El propio Encinas aceptó hace algunos días que las solicitudes de refugio en México durante lo que va del año se aproximan a 80,000 y que unos 10,000 migrantes ingresan por la frontera sur diariamente. Esta frontera con Guatemala, de casi 965 kilómetros de extensión, deberá ser sellada de alguna manera, cosa que no se ve nada fácil.

En pocas palabras, estamos hablando de cientos de miles de personas y nuestro gobierno, quién sabe con qué recursos, les proporcionará “oportunidades laborales y acceso a la salud y educación”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, darán a conocer hoy su plan migratorio. Es de esperarse que respondan todas las preguntas que arriba formulé y muchas más que surjan de los demás mexicanos.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.