El precio es lo que pagas, el valor es lo que adquieres.

Warren Buffet

El valor presente de la generación futura de flujo de efectivo. Aunque nuestro propósito de promover la inversión bursátil se fundamenta en una comunicación sencilla, reconocemos que existen conceptos especializados importantes que conviene explicar en el proceso de formación de mejores inversionistas. Para cualquier inversionista, la pregunta básica es: ¿cuánto vale una acción? La respuesta puntual es: “El valor de una empresa es igual al valor presente de la generación futura de sus flujos libres de efectivo (free cash flow) sin deuda”. Ni más ni menos. 

Sobre la generación de flujo libre de efectivo (FLE). Las empresas crean un valor económico invirtiendo capital (dinero) en actividades que les generan ganancias (retornos). Estas ganancias se utilizan en parte para pagar gastos operativos de la empresa, otra parte se reinvierte en el mismo negocio y el resto se conoce como generación libre de efectivo (free cash flow). Importante recordar que nos interesa mucho la generación de efectivo porque es el dinero que cada año puede salir de la empresa sin perjudicar su operación y utilizarlo para beneficio de sus accionistas (dueños de la empresa) de distintas maneras: 1) pagarles dividendos; 2) recomprar acciones (con menos acciones la utilidad por acción aumenta, favoreciendo el valor de cada acción), o 3) reinvertir el dinero en el propio negocio.

El dinero que planeamos recibir en el tiempo vale menos hoy. El FLE es lo que le da a la empresa su valor de inversión. Un cálculo de valor presente lo que hace es ajustar los flujos de efectivo futuros para reflejar el hecho de que el dinero que planeamos recibir en el futuro vale menos que el dinero que recibimos hoy. ¿Por qué el dinero a futuro vale menos que hoy? Primero, porque el dinero que recibimos hoy lo podemos invertir para generar algún tipo de beneficio (retorno), mientras que el dinero futuro no lo podemos invertir hasta que lo tengamos (a esto le llaman el valor del dinero en el tiempo). Segundo, porque no existe seguridad real de que recibamos a futuro ese flujo, así que debemos entonces ser compensados por lo que se conoce como premio al riesgo (risk premium). Ésta es la razón por la cual al prestar dinero (comprar bonos de un banco o de una empresa), nos pagan una tasa de interés. Entre mayor es el riesgo y el plazo, mayor será la tasa de interés que nos ofrezcan. Esta tasa se conoce también como tasa de descuento (discount rate).

Ejemplo no económico para entender el valor del dinero en el tiempo. Suponga que va a tomar cinco días de vacaciones, pero su jefe le pide de último momento que las posponga para el próximo año. Entonces usted pide un día adicional para compensar la prórroga. En otras palabras, seis días del próximo año equivaldrían a cinco de hoy, ya que usted prefiere hacer su viaje hoy, pues no sabe si el próximo año puede presentarse otra eventualidad que retrase de nuevo su viaje. Posiblemente, sin darse cuenta, pero la tasa de descuento que usted pide es de 20% (1/5=0.20 o 20 por ciento). Si además usted piensa que su jefe puede ser despedido antes de un año, entonces pedirá dos días adicionales, ya que el riesgo de que el nuevo jefe no cumpla el compromiso ahora de siete días es mayor. Entonces su tasa de descuento es de 40% (2/5=0.4).

Mayor valor en las estables y con crecimiento. Ahora seguramente usted entiende por qué las acciones de las empresas con predicciones de utilidades estables suelen tener valuaciones altas (los inversionistas descuentan sus flujos de efectivo a una menor tasa de descuento) y viceversa. Cuando las perspectivas de utilidades a mayor plazo son mejores con certeza, entonces las valuaciones actuales son aún mayores. Ello explica también por qué cuando una empresa da una guía débil en resultados futuros, o existe alguna variable que genere incertidumbre en sus flujos de efectivo libres futuros como una guerra comercial, los precios actuales de las acciones disminuyen.

DCF, lo más reconocido. Valuar empresas por la metodología de descuento de flujo de efectivo (DCF, discounted cash flow) es de mayor aceptación internacional. El cálculo de la generación de flujos en el tiempo y la tasa de descuento involucran otros conceptos (perpetuidad, beta, riesgo país, etcétera), pero consideramos suficiente esta explicación para un buen entendimiento básico. En SNX llevamos a cabo modelos por valuaciones de DCF en todas las empresas que consideramos para ser dueñas de nuestra comunidad.

Es socio fundador de SNX, Constructores de Patrimonio. Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]

[email protected]

Carlos Ponce Bustos

Socio Fundador de SNX, Constructores de Patrimonio

Entorno Bursátil

En 2018 creó su propia firma de análisis, promoción e inversión bursátil: SNX, Constructores de Patrimonio. Dirigió áreas de investigación, análisis, estrategia bursátil y banca patrimonial en instituciones locales e internacionales (GBM Grupo Bursátil Mexicano y Santander Investment) Se desempeñó como Director General Adjunto en Ixe Grupo Financiero y Grupo Financiero BX+. Es Consejero del Programa de Difusión de la Bolsa Mexicana de Valores, Presidente del jurado del Premio Nacional del Mercado de Valores de la BMV y miembro del jurado del premio CFA Challenge capítulo México Profesor de materias relacionadas a nivel licenciatura y maestría en la Universidad Iberoamericana y en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.