Desde 1990, el día 1 de octubre se celebra a las personas de edad en el mundo. Este día fue proclamado para dar seguimiento a las iniciativas de las Naciones Unidas relacionadas con la protección y apoyo a las personas adultas mayores. Esta población que crece a pasos acelerados en todo el mundo.

En las últimas décadas la composición de la población mundial ha cambiado rápidamente. Actualmente, en el mundo existen casi 700 millones de personas mayores de 60 años, y se estima que para el 2050 esa cifra alcance 2,000 millones. Esto es, una de cada cinco personas en el mundo será adulto mayor.

En México, estas cifras son muy similares. Actualmente contamos con una población de 12.5 millones de adultos mayores de 60 años, y se estima que para el 2050 esa cifra alcance 32.4 millones. Es decir, crecerá 2.6 veces.

¿Preocupa el crecimiento de la población adulta mayor?

El crecimiento de la población adulta mayor puede abordarse desde diferentes aristas. Depende de la arista desde la que se analice para definir si es preocupante o no.

Visto desde la medicina, el crecimiento de la población adulta mayor es el reflejo de los avances en ciencia, tecnología y medicina, que han logrado incrementar la esperanza de vida de los adultos mayores y mejorar la calidad de vida en la vejez.

Visto desde otras aristas como los programas sociales o cobertura económica en la vejez, este tema trae consigo retos importantes. ¿Cómo brindar la protección económica en la vejez a una población que cada vez crece más? Se requiere de la coordinación entre el gobierno, los empleadores y los propios trabajadores para dar la atención necesaria a este tema.

En México como en todo el mundo, las pensiones son el principal pilar de sostenibilidad económica para las personas adultas mayores. Si bien el sistema de pensiones mexicano brinda cobertura a la población que trabaja en la formalidad, falta establecer mecanismos para atender a toda la población adulta mayor.

Es importante enfocar políticas de protección económica en la vejez, que ayuden a solventar los principales gastos como son salud, alimentación, vestido y recreación. Plantear políticas transversales, por edad, que no sólo atiendan a la población ya envejecida, puede ser una solución para atender los problemas en la vejez.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org