El aumento de peso durante la pandemia, es un fenómeno que ha afectado a muchas personas durante el confinamiento alrededor del mundo. El cambio de la alimentación y los estilos de vida, el estrés y la incertidumbre en el confinamiento y la forma en la que nuestras emociones afectan nuestra alimentación, son factores que están relacionados al aumento de peso durante la pandemia.

Para designar este fenómeno, algunas publicaciones del mundo anglófono utilizan la expresión “Covid 15”  o “Quarantine 15” para referirse a las supuestas 15 libras (aprox. 6.8 kg) de aumento de peso corporal de la pandemia.  La expresión de las supuestas 15 libras de aumento de peso, ya estaba anclada en el imaginario popular, sobre todo estadounidense, para referirse a fenómenos de ritos de paso en los que se involucra el aumento de peso corporal y que le suceden a varias personas. De tal manera que por ejemplo la expresión “The freshman 15”se utiliza para designar el aumento de peso corporal que los estudiantes universitarios de nuevo ingreso experimentan durante su primer año escolar. De la misma manera, hay fenómenos de la trayectoria de vida que se relacionan con el aumento de peso, como el primer año de vivir en pareja o el primer año de vivir en un país extranjero.

Es importante notar que estos procesos son experimentados por muchas personas, son más comunes de lo que creemos, y no se trata para nada de una negligencia individual. El tema con los “quarantine 15”es que en las redes sociales abundan artículos que conminan a perder el peso ganado durante la pandemia, o que, en cierta manera, culpabilizan a las personas por haber aumentado el consumo de alimentos que dan confort emocional a raíz del estrés de la cuarentena. Si bien mantener un peso corporal dentro de los rangos de lo “saludable” previene la complicación de temas de salud, es verdad que la aproximación hacia los kilos ganados durante la pandemia en muchas ocasiones se hace de manera inadecuada.

El dejar de comer por estrés, por ejemplo, no tiene la misma connotación peyorativa que el comer de más por estrés. El dejar de comer por estrés de manera prolongada llevará a una pérdida de peso que socialmente es visto como un logro y hasta se aplaude. El comer de más por estrés comporta la ganancia de peso corporal, que además del tema de salud, socialmente también es visto como una consecuencia indeseable. Otro de los lugares comunes para abordar el tema, es que en muchas ocasiones se intenta aislar el tema del peso corporal ganado durante el confinamiento sin tomar en cuenta que el factor del estrés emocional provocado por toda la situación de la pandemia, es algo real, que afecta a muchas personas y que va más allá del control sobre lo que se come o se deje de comer.

Para obtener perspectiva acerca de nuestras prioridades en la pandemia, incluyendo el cambio en nuestros estilos de vida, es pensar cómo dentro de unos años, recordaremos nuestra vivencia de la misma. Probablemente, el subir 3 o 5 kilos de peso no sea tan importante -sin restar importancia a mantener un peso saludable- como todos los eventos que cambiaron en la vida de todos a raíz de la pandemia. Tener más compasión con uno mismo y con los demás, es tal vez una de las lecciones del confinamiento.

Liliana Martínez Lomelí

Columnista de alimentación y sociedad

PUNTO Y COMO

Columnista de alimentación y sociedad. Gastronauta, observadora y aficionada a la comida. Es investigadora en sociología de la alimentación, nutricionista. Es presidenta y fundadora de Funalid: Fundación para la Alimentación y el Desarrollo.

Lee más de este autor