En la segunda vuelta electoral, celebrada el pasado domingo 1 de abril, gana la presidencia de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada (38), del Partido Acción Ciudadana (PAC), que competía contra el pastor evangélico Fabricio Alvarado Muñoz (43), del Partido Restauración Nacional (PRN). Al día de la elección, llegaron en empate técnico con 43% cada uno, según la encuesta de la Universidad de Costa Rica.

La mayoría de los electores, 60.6%, optó por evitar la llegada de un gobierno religioso fundamentalista, que es el que proponía el pastor Alvarado Muñoz, y para eso decidió elegir al que fuera ministro del sector social del gobierno anterior, Alvarado Quesada. El mandato es para 2018-2022 y por el mismo tiempo van a estar los integrantes de la Asamblea Legislativa.

Lo excepcional de esta elección, para Costa Rica y América Latina, fue que el tema de la religión marcó la campaña a lo largo de toda la contienda. El discurso religioso del pastor y periodista Alvarado Muñoz y de otros pastores que lo apoyaron estuvo siempre presente y eso obligó al otro contendiente a meterse al tema, aunque de manera indirecta.

En la primera vuelta, el 4 de febrero, ninguno de los candidatos consiguió más de 40% de los votos que es la cantidad que exige la ley electoral para ganar. Los que más votos alcanzaron, desplazando a los partidos históricos, fueron el PRN, con el pastor y cantante Alvarado Muñoz, que obtuvo 24.8% de los votos y el PAC, con el periodista y politólogo Alvarado Quesada, 21.6 por ciento.

El discurso del último, graduado en la Universidad de Essex, se ubicó en el centro izquierda. El del pastor, diputado desde el 2014, fue muy conservador y tuvo como ejes centrales: la condena al aborto, a los gays y lesbianas, al matrimonio igualitario y a la educación sexual en las escuelas.

Después de la primera vuelta, el pasado 4 de febrero, el pastor pentecostal Ronny Chávez Jr, mentor de Alvarado Muñoz, dijo en la predicación dominical: “Estamos en guerra, estamos a la ofensiva. Ya no a la defensiva. La iglesia por mucho tiempo ha estado metida en una cueva esperando ver qué hace el enemigo, pero hoy está a la ofensiva, entendiendo que es tiempo de conquistar el territorio, tiempo de tomar posición de los lugares del gobierno, de la educación y de la economía”.

La sociedad costarricense se pronunció, de manera clara, en contra del proyecto evangélico fundamentalista que proponen los pastores Alvarado Muñoz y Chávez. En México, el partido evangélico que sostiene las mismas posiciones que el PRN, partido de los pastores, el Partido Encuentro Social está en la boleta electoral en alianza con Morena y el PT. ¿Los electores mexicanos van a votar por un partido religioso que sostiene posiciones francamente reaccionarias?

Twitter: @RubenAguilar

raguilar@eleconomista.com.mx

Rubén Aguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.