La contrarreforma energética propuesta por el presidente López implica estatización, restauración monopólica, embestida contra energías limpias, destrucción del mercado, inducción de contaminación y daños a la salud pública, violación de acuerdos comerciales internacionales, violación de tratados ambientales y de cambio climático, planificación central, discrecionalidad y concentración inusitadas de poder en unas solas manos, retroactividad, mayores costos de generación de electricidad y tarifas o subsidios más altos, gigantescos costos de indemnización y pasivos exorbitantes para el Estado mexicano, bloqueo a la inversión y empresas privadas, expropiación indirecta, y contubernio entre PEMEX y CFE para darle salida al combustóleo producido en las refinerías (30% de cada barril refinado). Es aberrante.

Consiste en modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 Constitucionales. Trata de bloquear la generación de las empresas de energías limpias, con la finalidad de eliminar la competencia para CFE. Viola el T-MEC, el Tratado con Europa, y el Transpacífico. México tendrá que salir del Acuerdo de París, como Trump, y abrogar la Ley de Cambio Climático y la Ley de Transición Energética. Crea el riesgo de sanciones comerciales a México, y de aranceles de carbono, que serían ruinosos para la economía nacional. Desaparece a la Comisión Reguladora de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Pretende nacionalizar todas las actividades económicas relacionadas con la transición energética. Habría una fijación arbitraria de precios y tarifas por parte de CFE, que, si fuesen menores a los costos de generación, implicarían subsidios gigantescos que acabaríamos pagando todos los mexicanos. Se cancelarían todos los permisos de generación eléctrica otorgados y todos los contratos de compraventa de electricidad.

La Generación de electricidad es el sector más importante de emisiones en el inventario nacional de Gases de Efecto Invernadero. Igualmente, la quema de combustóleo en centrales termoeléctricas de CFE es la principal fuente de emisiones contaminantes en términos de partículas inhalables PM2.5 y Óxidos de azufre. Estos contaminantes son la causa más relevante en muchas regiones de México de morbilidad y mortalidad por enfermedades respiratorias, cáncer pulmonar, cardiovasculares, cerebrovasculares, y demencia. Se estima que en nuestro país ocurren más de 24 mil muertes prematuras al año por estas razones. La contrarreforma energética promovida por el presidente López es fatal para el medio ambiente y las energías limpias y renovables, y contraria a los esfuerzos globales en Cambio Climático:  Cancela subastas de energía limpia, y con ello, además, impide costos y precios más bajos para la electricidad. (En la última subasta de 2017 las energías limpias lograron los menores costos de la historia por MWH). Cancela los Certificados de Energía Limpia y su mercado, lo que también cierra opciones para el desarrollo de un mercado de carbono. Le entrega a CFE el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), y cancela el despacho de energía por mérito económico, en el cual lograban prevalencia las energías limpias por sus bajos costos marginales. Aumenta exponencialmente las tarifas de transmisión para centrales de energía limpia, e inhibe la creación de un sistema interconectado más amplio y eficiente. Cancela permisos de autoabastecimiento, muchos de los cuales son de energía limpia. Obliga a las grandes empresas nacionales y multinacionales a consumir energía sucia, cara, y contaminante de CFE. Cancela el Mercado Eléctrico Mayorista, y pone fin a la competencia, lo que anula la operación de centrales de energía limpia. Las centrales de combustóleo y de carbón de CFE, más caras y contaminantes, desplazarán a las energías limpias. Con la expropiación indirecta de activos de energías limpias, nadie más volverá a invertir en ellas en México. Al desaparecer la Comisión Reguladora de Energía, la CFE tendrá potestad de negar la interconexión a instalaciones de generación distribuida (solar) en pequeña escala, para mantener cautivos a consumidores industriales, de servicios, y residenciales de alto consumo. Al estatizar y monopolizar el aprovechamiento del litio, el gobierno estará asegurando el fracaso (como en Bolivia), y con ello, mayores dificultades para el desarrollo de centrales de almacenamiento de energía a base de baterías, que serán muy importantes para resolver problemas de intermitencia de las energías limpias y renovables.

Con mentiras para justificar decisiones fanáticas, el gobierno le da una puñalada por la espalda a la Nación, induciendo una verdadera catástrofe económica, social, ambiental, diplomática y climática.

@g_quadri

Gabriel Quadri de la Torre

Ingeniero Civil y Economista

Verde en Serio

Político, ecologista liberal e investigador mexicano, ha fungido como funcionario público y activista en el sector privado. Fue candidato del partido Nueva Alianza a Presidente de México en las elecciones de 2012.

Lee más de este autor