¿Quiere recordar viejos tiempos? Tome unos segundos para ver este video. ¿Quiere burlarse de las generaciones anteriores a la suya? También véalo.

Es un anuncio de la computadora Commodore 64 (conocida como C64), que de acuerdo con el libro de los Guinness Récords del 2001, es la computadora personal más famosa de la historia: vendió 30 millones de unidades de 1982 a 1993, cifra que según el Récord, es superior a todas las Machintosh vendidas.

No será casualidad entonces, que sea uno de los productos más demandados y cotizados en tiendas como eBay y Amazon, con precios de hasta 4,500 dólares. Cabe mencionar, que la C64 costó en 1985 sólo 595 dólares, frente a los 1,500 de las computadoras personales de IBM y Apple.

Pero, ¿quién quiere comprar un C64, de teclado grueso, pantalla pequeña , sin mouse y con palanca para jugar Atari? No sólo coleccionistas millonarios parecen desearla. ¿Por qué?

Según parece, la C64 tiene algo más que nostalgia: es considerada como el sistema de cómputo más sofisticado de sus tiempos: el modelo básico contaba con un procesador MOS 6510, 64 KB en RAM (la memoria más alta de la época), incluía software de la marca para varias aplicaciones, juegos (con todo y palanca) y una serie básica de programación para combinar textos y gráficos.

Su éxito no sólo fue técnico: podía comprarse prácticamente en cualquier lugar, tanto en una tienda de juguetes como en una mueblería, situación que no vivió ningún equipo de cómputo hasta después de los 90.

¿Por qué un equipo así desapareció súbitamente, dejando que marcas como IBM o Apple se autonombraran (y disputaran entre sí) el título de ser la primer y mejor computadora personal de todos los tiempos?

Los inventores de Commodore tenían el propósito de innovar, no de ser un negocio, según confiesa Bob Van Sickle, investigador del Institute of Electronic and Elecrical Engineering. Todo experto sabe que el procesador y el software de la Commodore es mucho mejor de lo que ahora hay: es una computadora que aún puede utilizarse hasta con aplicaciones multimedia, sólo es cuestión de aumentarle la memoria , agrega.

¡¡¡¿¿¿Será???!!!

Tal vez sí. Commodore es la marca tecnológica más recordada por la revista estadounidense Zzap! , incluso por encima de las marcas ahora conocidas. Ha recibido cientos de ovaciones y homenajes a lo largo de 28 años, y lo mejor: sigue siendo un artículo aún útil.

¿Quién está detrás de esta maravilla tecnológica? Commodore Internacional, fundada en 1955 en Canadá por el ex militar alemán, Jack Tramiel, como ensamblador de máquinas de escribir y después como el primer fabricante de calculadoras de bolsillo.

Hoy ha desaparecido, pese a que su tecnología es aún utilizada en algunas computadoras de marca Gateway, pues vivió la experiencia de muchas firmas de tecnología, que a finales de los 90 cambió el optimismo y las ganancias millonarias, por pérdidas también enormes.

Según relatan algunos ex empleados desde sus blogs personales, Commodore no sabía hacer negocios: sabía crear cosas novedosas, todas sus ganancias las invertía en investigación. Pero sin duda, lo que la mató fue la deslealtad: sus altos ejecutivos no pudieron resistir la tentación de incorporarse a la competencia o de venderles sus secretos .

Aún con todo, sigue dando de qué hablar. ¿Podrán presumir de ello, en un par de décadas, las marcas de computadoras que ahora se dicen poderosas?