La Compañía Nacional de Chocolates, filial de Grupo Nutresa, lanzó el ocho de febrero un álbum de 256 estampas, #Colombia sorprendente, en donde se aprecia en atractivo diseño la gastronomía, la naturaleza, la música o la cultura local, que desde ya es un ejemplo de promoción turística y colaboración público-privada, digna de replicarse una y otra vez.

Hace 59 años, la empresa que en México tiene presencia con las marcas Nucita o Cremino, dio a conocer su primer álbum sobre historia natural e inició una rica tradición familiar. Desde entonces ha lanzado diez ediciones con diversas temáticas. En la más reciente, por primera vez, se vendió el álbum y los ingresos se destinarán a una causa social (apoyo a las familias cacaoteras del Departamento de Santander). Las estampas (o laminillas en la cultura colombiana) vienen dentro de los chocolates/chocolatinas de la marca Jet.

Para el proyecto, que busca “unir y avivar el amor de los colombianos por Colombia”, se requirió de una inversión que ronda los 250,000 dólares.

Además del álbum (impreso en papel reciclado y que se distribuye en una bolsa elaborada a partir de fécula de maíz) los recursos se destinaron para la producción de la canción Quiero, interpretada por Martina La Peligrosa, Arévalo, Nabález, Elkin Robinson y Tuto (las regalías también serán donadas).

En la edición impresa se colocaron 64 códigos QR que permiten acceder a videos con contenidos que muestran la riqueza turística y auténtica de Colombia. En la versión digital también están disponibles materiales que generan los deseos por caminar, en cuanto sea posible, por los maravillosos lugares.

Diana González, encargada de Marketing en Compañía Nacional de Chocolates, recuerda en videocharla que se acercaron a diversas dependencias de gobierno para sumar aliados y, sobre todo, disminuir la carga que representaba obtener los derechos de las imágenes.

De ProColombia, órgano promotor de la marca país, obtuvieron videos y fotografías (¿dónde estarán todos los materiales audiovisuales del extinto Consejo de Promoción Turística de México, el conocido CPTM, una de las víctimas de la 4T?), en el Ministerio de Cultura les compartieron videos de fiestas y carnavales, de Artesanías de Colombia recibieron fotografías y hasta el Ballet Folklórico de Antioquia se contagió por el proyecto y colaboró. También hubo gran aportación de fotógrafos profesionales.

La fecha original de lanzamiento era septiembre del 2020, pero la pandemia sorprendió a la producción grabando contenidos. Luego de varios meses de confinamiento se generó en Colombia un gran impulso por apoyar productores locales y el turismo local para reactivar la economía, entonces llegó el momento oportuno.

Me enteré por internet de lo que están haciendo y pienso que se trata de una campaña de promoción turística y que están haciendo una guía que será útil en los próximos meses. ¿Buscaban eso?, le pregunté a Daniela González.

— Nuestro propósito es enseñar al colombiano las bellezas que tiene y que las disfrute. Mucha gente que está por fuera, colombianos que viven en Estados Unidos, por ejemplo, nos ha dicho que es una buena forma para mostrar lo que es Colombia. Nos dicen: traigan el álbum, por eso estamos planeando enviar algunos en el segundo semestre por Amazon u otra plataforma.

En México, la Secretaría de Turismo no cuenta con recursos presupuestales para emprender alguna campaña de promoción, aunque urge. ¿Qué se puede hacer? Propongo nuevas alianzas gobierno-ip. Qué tal con marcas de agua embotellada, de ropa, de galletas con poca azúcar o de papel de baño (si ya ganaron con compras de pánico durante marzo pasado, que colaboren con el país). Ganemos todos.

* Cuando viaje, atienda las medidas sanitarias. 

alejandro.delarosa@eleconomista.mx