El colapso del sistema de salud se dio con el cambio de reglas que no estuvieron bien estructuradas en 2019, y fueron golpeadas por el Covid-19.

No todo es culpa del pasado. Es una realidad que el sistema de salud en México nació fragmentado desde 1945, y atravesó por varios procesos de terapia intensiva.

Pero el cambio de estrategia en licitaciones para la compra de medicamentos, distribución y almacenamiento, de forma tan abrupta y sin tener un acuerdo previo con toda la cadena productiva, fue caótico desde finales del año pasado. Y aún no termina de definirse. Una de las causas del hoy desabasto.

Que había irregularidades y corrupción, seguro que sí, pero hay que recordar que los medicamentos llevan un proceso, tiempo y en muchos casos un tratamiento muy complejo para su llegada a hospitales. Y este proceso solo algunos podían realizarlo, por su capacidad, infraestructura y especialidad. Tema que todavía causa estragos.

Ajustes que han llevado a que Hacienda, al mando de Arturo Herrera, y la Secretaria de Salud, que comanda Jorge Alcocer, no concluya los pedidos de varias fórmulas, como es el caso de las vacunas para atender el papiloma humano.

Como este caso muchos medicamentos no se han solicitado, o se solicitaron a destiempo. De ahí que padecimientos que se tenían controlados, como es el dengue, vuelven a surgir como consecuencia de insecticida a destiempo.

A ello se suma la cancelación de presupuestos por demás importantes. Qué decir del Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos equivalente a 70,000 millones de pesos, a través del cual se compraban medicamentos oncológicos, retrovirales y muchos más, de los cuales, hoy se tiene escasez.

¿Que había corrupción, que se dio una fuga de capital en entidades del estado de la república? Sí, incluso se sabía era la caja chica de muchos.

Pero también se habían aplicado controles para evitar fuga en este tema, y se debía de seguir corrigiendo, pero había temas que se debieron fortalecer, tal es el caso del personal, su capacitación y especialización.

Además de ampliar y no recortar el presupuesto en salud, porque el efecto colateral en estos momentos está siendo las casi un millón de consultas diarias que recibe el sistema de salud pública, y de las cuales entre 1 y 2% son de especialidades; un 15% de segundo nivel y el resto de primer nivel, que en su mayoría se están dejando de atender, o en el peor de los casos ni se contemplan.

¿Qué se puede hacer para volver a echar a andar el sistema de salud? Comenzar por construir entre la Iniciativa Privada y el Gobierno Federal para que todos los procesos, llámese: distribución, compras, almacenamiento y atención tenga una mejor planeación, procesos claros y transparentes, así como que haya certeza jurídica.

Además de fortalecer a Cofepris, al mando de José Alonso Novelo, y que su sistema de digitalización siga adelante, se diluya la burocracia, tenga procesos claros, y se convierta en un detonante a la inversión. Ni qué decir de la construcción de infraestructura. Y por supuesto, dejar a un lado el pasado para construir en el presente y asumir el asumir un costo vía deuda social para salir del colapso en que se encuentra el sistema de salud.

YA SE ME HACIA RARO. Es una realidad que se necesita fortalecer el ahorro de los trabajadores y en general de los mexicanos. Pero esta propuesta de pensiones hecha por el Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador va directo a elevar la aportación de ahorro que hace el empresario, sin tocar el nivel de ahorro que hace el trabajador ni el gobierno.

Y fue aplaudida por el sector empresarial sin titubear. Indagamos un poco y nos comentan que, o los empresarios aceptaban dicha iniciativa o vendría una ola de impuestos.

Así que, sin problema, dicha iniciativa va hacia adelante y avalada, sólo que el empresariado está empujando la deducibilidad al 100% de las prestaciones, a fin de que dicho dinero lo destine al ahorro del trabajador. Y de paso, nos comentan que también se gestiona que el Infonavit destine 5% de los ahorros de los trabajadores a la misma canasta de ahorro de pensiones, a fin de que se eleve el ahorro del trabajador hasta 18%, nivel que elevaría hasta un 70% la pensión de un empleado.

 

rrg

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.