La semana pasada se publicaron las cifras de empleo de octubre en Estados Unidos por parte del Bureau of Labor Statistics (BLS). Como hemos analizado en este espacio, la evolución del mercado laboral es, junto con la inflación, el factor más importante en el proceso de toma de decisiones de política monetaria por parte de la Fed.

La debilidad en las cifras de creación de empleo durante agosto y septiembre habían sembrado ciertas dudas sobre la capacidad de la Fed de llegar a la meta de pleno empleo a través de una política monetaria sumamente expansiva en un entorno de crecientes presiones inflacionarias. Hay que recordar que las cifras preliminares de empleo en agosto y septiembre, estuvieron significativamente por debajo del consenso de expectativas.

Durante agosto, la economía estadounidense añadió 235,000 nuevos empleos contra una expectativa de 730,000, mientras que en septiembre la cifra preliminar arrojó una creación de 194,000 empleos contra un estimado de 500,000.

Esta situación se dio a pesar de la expiración de los programas extraordinarios de apoyo al desempleo al comenzar septiembre. Sin embargo, la publicación de las cifras de octubre, que incluyeron una revisión importante al alza a las cifras de agosto y septiembre, mostraron un cambio de tendencia importante. De acuerdo a los datos del BLS, la nómina no agrícola en octubre mostró un aumento de 531,000 plazas, por arriba del consenso de de 450,000.

Adicionalmente, las cifras de agosto y septiembre fueron revisadas al alza en 117,000 y 118,000 empleos respectivamente. Con estos datos, la creación de empleo mensual alcanza un promedio de 582,000 plazas en lo que va del año.

Después de incorporar estas cifras, el déficit de empleo en comparación con el nivel pre pandemia se ubica en 4.2 millones de empleos –se perdieron 22.4 millones de empleos y se han recuperado 18.2 millones.

Aunque el sector de hospitalidad y restaurantes es donde sigue habiendo el mayor rezago –el déficit de empleos con respecto a febrero 2020 es de 1.4 millones– dicho sector presentó una recuperación de 164,000 empleos en octubre, llevando la cifra anual de empleos creados en este sector a 2.4 millones.

Por su parte, la tasa de desempleo pasó de 4.8% en septiembre a 4.6% en octubre, lo cual representa su nivel más bajo desde febrero del 2020 cuando se ubicaba en 3.5 por ciento.

El número de personas desempleadas disminuyó de 7.6 millones en septiembre a 7.4 millones en octubre, también un mínimo post pandémico –la cifra era de 5.7 millones en febrero del 2020.

La tasa de participación laboral se mantuvo en 61.6% lo cual todavía representa un déficit importante vs 63.3% previo a la pandemia.

Como hemos analizado en ediciones anteriores de Sin Fronteras, hay un gran número de trabajadores que han preferido mantenerse desempleados por diversas razones. Mientras que algunas personas pueden haber decidido no reincorporarse a la fuerza laboral por razones sanitarias, es también probable que otras hayan preferido quedarse en casa mientras recibían transferencias directas en efectivo por parte del gobierno. Aunque dichas transferencias ya se acabaron, muchos hogares incrementaron su capacidad de ahorro durante la pandemia al seguir recibiendo ingresos y simultáneamente ver su gasto reducido.

Estos ahorros han permitido que la tasa de participación se mantenga por debajo de los niveles prepandemia a pesar de la creciente oferta de empleos y el constante aumento en los niveles salariales.

El salario promedio por hora en octubre tuvo un incremento de 0.4% con respecto a septiembre, acumulando un aumento de 3.5% en lo que va del año y de 8.6% contra el nivel de febrero del 2020.

Este cambio de tendencia en las cifras de empleo, que se debería de acelerar en los próximos meses, refrenda la visión de la Fed en cuanto a que hay avances sustanciales con respecto a las metas de pleno empleo y que ha llegado la hora de comenzar a retirar estímulos monetarios para combatir un repunte inflacionario que, a todas luces, es menos transitorio de lo que esperaba la Fed.

joaquinld@eleconomista.mx

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de EP Capital, S.C.

Sin Fronteras

Joaquín López-Dóriga Ostolaza es Socio Director de EP Capital, S.C., una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones fundada en 2009.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorífica y el promedio más alto de su generación. Cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la Beca British Council Chevening Scholarship Award.

Lee más de este autor