No fue por la vía legislativa; fue por la vía de los hechos.

Viene el desmantelamiento de dos órganos autónomos, ambos venían siendo instrumentos fundamentales en el aterrizaje de la reforma energética.

1.- La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), encabezada por Juan Carlos Zepeda, logró, en casi una década, un proceso transparente de reconocimiento internacional para realizar las licitaciones petroleras.

2.- La Comisión Reguladora de Energía (CRE), presidida por Guillermo García Alcocer, que diseñó y viene ejecutando la apertura del sector eléctrico con extraordinarios resultados.

Ambos son órganos reguladores autónomos y presumiblemente representaban un poderoso candado para evitar dar marcha atrás a la reforma energética.

El otro dique que evitaría la reversa en la reforma energética era la necesidad de lograr la mayoría de los votos en los cuerpos legislativos federal y estatal. Pero éste quedó sin efecto al ganar el partido Morena la mayoría.

En ambos casos, así lo señalaban desde el gobierno federal, específicamente la Secretaría de Energía que encabeza Pedro Joaquín Coldwell.

Del dicho al hecho

Por eso la vital importancia de éstos órganos reguladores en la transición del gobierno saliente de Enrique Peña Nieto, que inició la apertura del sector, y gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador que como candidato ofreció revertirla y, aunque en su calidad de presidente electo ha suavizado sus discursos al respecto, en los hechos ha tomado decisiones que dejan ver que buscará cumplir con su oferta de campaña: dar marcha atrás a la reforma energética.

De entrada, prácticamente de manera inmediata a su triunfo, la Secretaría de Energía ordenó a la CNH posponer para el mes de febrero la licitación petrolera más próxima.

Posteriormente el presidente electo ha transitado en su discurso de la revisión de los contratos petroleros asignados a la rotunda posición de que las rondas petroleras no se reanudarán hasta que se vean resultados de los que ya han sido asignados.

En ese contexto se registra la andanada por eliminar la autonomía de los dos órganos reguladores. Dos órganos que les estorban para revertir la reforma energética.

Iniciativa de ley

Primero fue la iniciativa de modificación de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal impulsada por el coordinador de los diputados, Mario Delgado.

La agencia calificadora Moody’s consideró a la sectorización de ambos órganos como un elemento de riesgo para la calificación crediticia del país.

La iniciativa no prosperó en la Cámara de Diputados. Fue un triunfo pírrico.

Y es que por su lado, Rocío Nahle, próxima secretaria de Energía habría pedido la renuncia a los presidentes de las comisiones Nacional de Hidrocarburos y de Energía Eléctrica.

Hasta ahora sólo ha cedido Juan Carlos Zepeda de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, quien prefirió ser asesor externo de la Secretaría de Energía —además de que trabajará en una empresa administradora de fondos de capital orientada al desarrollo de proyectos en los sectores de infraestructura y energía—.

Zepeda anunció muy temprano su decisión de renunciar anticipadamente al cargo a partir del primero de diciembre.

Su periodo en el órgano regulador concluye formalmente hasta el próximo mes de mayo del 2019.

Y con ello se inicia la evidente cooptación e inexorable desmantelamiento de los dos principales órganos reguladores de energía, por parte del inminente gobierno de López Obrador.

La intención original era sectorizar a los órganos reguladores en la Secretaría de Energía con lo que se eliminaría por la vía legal su autonomía.

No se logró. Apenas antier el diputado priista Fernando Galindo adelantó que se había logrado eliminar.

Sin embargo, fue por la vía de los hechos por la que Nahle está buscando lograr el objetivo. Ya lo logró en la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

En la Comisión Reguladora de Energía ha encontrado resistencia en su comisionado presidente Guillermo García Alcocer.

El funcionario ha sido un abierto defensor de la autonomía de los órganos reguladores.

Son dos comisionados presidentes, ambos con calificaciones y medallas meritorias obtenidas a lo largo de sus respectivas carreras al frente de los órganos reguladores autónomos.

Sin embargo, en la prueba más difícil que les ha tocado enfrentar, la defensa de la autonomía de los órganos que encabezan, ha tenido muy distintas actitudes que los demeritan o enaltecen.

Al final, su tarea primordial es la defensa del elevado valor de la autonomía de las instituciones. Al tiempo.

Zepeda buscó el acomodo personal y Alcocer decide resistir en la defensa de la autonomía, como corresponde a un servidor público convencido de su misión. Al tiempo.

BANXICO

RELEVO. El subgobernador Roberto del Cueto renuncia anticipadamente por cuestiones de salud. A pesar de que el Senado de la República aprobó su ratificación propuesta por el presidente Enrique Peña, el abogado de Del Cueto decidió dejar el puesto por razones de salud. Se abre otra posición para que el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, designe al relevo. Será el segundo, después de la nominación del economista independiente Jonathan Heath, que fue muy bien recibida. Veremos a quién selecciona López Obrador y cómo lo reciben los mercados.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.