En términos beisbolísiticos la cúpula empresarial mexicana lleva dos hits muy poderosos que por su fuerza podrían convertirse en carreras completas y está por verse, si logra anotarse un tercero, que de alcanzarse podría tener la dimensión de un home run.

Está por verse. Habrá que ver cuáles son los resultados. Explico la analogía.

Es una realidad la confrontación del gobierno mexicano con la iniciativa privada nacional e internacional.

La caída histórica de la inversión privada en México es el reflejo de la incertidumbre y la falta de reglas claras por parte del gobierno mexicano.

El enfriamiento de la relación entre el Jefe del Ejecutivo y los empresarios quedó claro con las frases que utilizaron en su momento, el dirigente empresarial Carlos Salazar y el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

El empresario dijo: “se cerró la puerta” y el presidente de México sentenció: “no me gustaron sus moditos”.

A partir de ese momento se acabó el derecho de picaporte que venía teniendo Salazar.

Sin embargo, posteriormente se observó el tejido fino por parte del líder empresarial que en los últimos días llevó a lo impensable: el reinicio del diálogo con un tema muy espinoso, el outsourcing, una figura con la que se da empleo a más de 4 millones de mexicanos y las empresas han logrado aumentar sus índices de productividad y competitividad en el ranking mundial.

Aunque el presidente López Obrador ha reconocido que pagarán justos por pecadores, ha prometido que castigará a quienes abusaron de la figura y presionó hasta que el poder legislativo logró avanzar la iniciativa correspondiente que ya la tenía “a punto de turrón”.

Ese es el contexto. Lo que equivale al ambiente en “las gradas”.

El hecho de que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) que encabeza Salazar haya logrado en el último minuto —previo a la aprobación de la iniciativa de ley que criminaliza la figura del outsourcing en México— cuenta como un hit impresionante. Es el primer hit.

Los empresarios y los principales funcionarios gubernamentales revisan la iniciativa y en la medida en que los empresarios logren cambios significativos, contará como un hit y como un home run. El segundo hit es el avance en la negociación del segundo paquete de obras de infraestructura que negocia la iniciativa privada con el gobierno federal.

Salazar Lomelí, presidente del CCE, informó que este segundo paquete prevé inversiones principalmente del sector privado, por un monto económico equivalente a 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Hay que recordar que, el primer paquete de obras de infraestructura anunciado por el gobierno federal a principios de octubre, incluye 39 proyectos, con inversiones por 297,344 millones de pesos. Veremos de qué dimensión es el segundo paquete y si merece ser considerado como hit o carrera completa.

Veremos si la iniciativa privada se anota un hit o un home run, con el tema de las pensiones.

El sector privado financiero con Bernardo González a la cabeza de la Amafore está haciendo uso de todos sus recursos para impedir que la iniciativa de ley se apruebe con el tope a las comisiones.

Ese es el objetivo único, porque el resto de la iniciativa, fue producido en mancuerna entre la la Secretaría de Hacienda, que encabeza Arturo Herrera, el titular de la Unidad de Pensiones, Carlos Noriega, el presidente de la Consar, Abraham Vela y la Amafore.

Si el sector privado logra evitar esa “bola de humo” y elimina el tope de las comisiones, será no un hit, sino un home run, con “casa llena”. El Rey de los Deportes es el preferido del presidente de México, por eso la analogía es válida.

Veremos cómo “macanea” (batea) la iniciativa privada; si su bateo está por arriba de los 300; si se “vuela la barda”.

Y hay que advertir que el presidente de la República no se caracteriza por lanzar puras “moñas” (bolas fáciles); por el contrario. En beneficio de la afición, que no es otra más que el pueblo de México, ojalá que la iniciativa privada conecte no sólo hits sino “jonrones”. ¡A ver!

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor