No es el principio de una retirada. Hoy me lo han preguntado varias veces y es absurdo. Estamos firmes aquí, nos va estupendamente , dice Jorge Terrazas.

BBVA nos regaló un acertijo para terminar la semana: pone a la venta su negocio de pensiones en México, Chile, Colombia y Perú. Podría ingresar por esta venta hasta 4,000 millones de euros. La venta significa que BBVA ha dado un giro en su estrategia en América Latina, según Cinco Días, el diario español especializado en negocios. La crisis de la banca española lo lleva a vender, dice La República de Colombia. Los bancos europeos necesitan solvencia para las operaciones en ese continente El cumplimiento de las necesidades de capital sería a través de ventas y no endeudándose, explica un analista colombiano.

Dos cosas quiero decir, me comenta Jorge Terrazas, vocero de BBVA Bancomer: No es el principio de una retirada. Hoy me lo han preguntado varias veces y es absurdo. Estamos firmes aquí, nos va estupendamente . Las dos cosas se convierten en tres y luego en cuatro: El negocio de pensiones es muy rentable, pero no es nuestro core business. Las sinergias de la banca con seguros son muy lógicas, con afores no tanto. No hay urgencia de vender, porque las necesidades de capital están resueltas. Si no se vende, nos quedamos muy contentos. La afore va muy bien .

Las cifras oficiales de Afore Bancomer confirman que se trata de un excelente negocio, aunque sólo representa 5% del negocio del grupo en México. Registró utilidades por 364 millones de pesos en el primer trimestre del 2012. Administra 248,000 millones de pesos y es la segunda empresa más importante en este sector en México. Con todo lo buenas que son las cifras de la filial mexicana, no alcanzan a las registradas en Chile. En el 2011, BBVA Provida ganó 115 millones de euros. Afore Bancomer, 78 millones de euros. Los beneficios en Colombia fueron 21 millones y en Perú 19 millones de euros.

El proyecto implica la venta total o parcial. El asesor del proceso será Goldman Sachs. La operación no tiene por qué acabar necesariamente en una venta , indicó BBVA a la autoridad reguladora española, la CNMV. La cifra de los 4,000 millones de euros no forma parte del documento oficial. Es un cálculo hecho por analistas a partir de las operaciones de venta más recientes, donde destaca la del Grupo colombiano Sura, que en el 2011 acordó pagar 3,800 millones de dólares por el negocio de ING en AL. Santander vendió su negocio de pensiones en esta región en el 2007, por 950 millones de euros.

El negocio de las pensiones tiene gran futuro en América Latina y es una joya, pero las crisis provocan que las joyas cambien de manos. En Sudamérica se menciona entre los potenciales compradores al Grupo Luksic, el mayor corporativo privado de Chile. También se habla del grupo colombiano Santo Domingo, que tiene una joint venture con el chileno Corp Group. En la lista de tiradores se incluye además a grupos estadounidenses como MetLife y Prudential.

El destino de los recursos de la posible venta de activos no se menciona en el comunicado a la CNMV, pero no parece estar relacionado con las necesidades de capitalización que imponen las nuevas reglas para los bancos. BBVA tiene que hacer provisiones adicionales por 1,800 millones de euros antes de que termine el año. Los recursos de la venta no podrían capitalizar el grupo en el corto plazo, pues se trata de una operación que seguro no concluirá antes del 2013. Desde ahora hasta entonces, correrá mucha tinta.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx